Lo hemos dicho antes, lo repetimos. La siesta debería ser un derecho humano. Debería estar considerado como parte habitual de la vida diaria de un trabajador dados sus enormes y ampliamente estudiados beneficios.

Lamentablemente, el ambiente laboral es hostil a ese break, a ese descanso habitualmente vespertino tan necesario, y no hay más alternativas que tratar de aprovechar cualquier minuto y lugar para pegar las pestañasen un mini-sueño reparador.

Acá te presentamos X accesorios que te ayudarán a dormir una siesta en el trabajo. algunos más discretos que otros, pero todos igual de útiles.

 

1. Ostrich Pillow Original

363254-original-1380576705-s5

Esta es una verdadera escafandra del “tuto”. Tiene los orificios necesarios para que metas la cabeza y puedas respirar, pero además para que puedas meter las manos dentro los días de frío.

Su estructura acolchada permite que puedas apoyar la cabeza en los lugares más duros, incluso en la inflexibilidad de tu jefe respecto del aumento de sueldo. Puedes apoyarte con la frente, con la nuca, con la oreja. Siempre quedarás con los ojos tapados y la nariz despejada para que no duermas para siempre.

Cuesta US$99 y si eres un viajero, seguro te encantará disfrutarla en el aeropuerto o mientras vuelas a tus vacaciones. Puedes comprarlo en esta tienda online. Más detalles: ve el video:

 

2. File Folder Pillow

powernap-b-rokissen_720x600

Si lo tuyo es la discreción, acá tienes un accesorio ideal: una almohada con forma de archivador creada por Donkey Creative Lab.

Mide  33 x 27 x 7 cms. Podrías llevarla a las reuniones de presupuesto como si fuera un inocente lugar donde guardas los antecedentes, pero apoyar la cabeza de tanto en tanto como si estuvieras buscando las causas de por qué el jefe comprometió esas absurdas metas.

La File Folder Pillow es un regalo ideal para congraciarse con tus compañeros o para ponerles la manzana de la tentación si quieres deshacerte de alguno de ellos. Cuesta € 19,95 y puedes comprarla en esta tienda online.

 

3. Ostrich Pillow Mini

ostrich-pillow-mini-3

De los creadores de la Ostrich Pillow Original, llega esta pequeña maravilla, más discreta que su hermana mayor pero igual de útil.

Diseñada por Kawamura-ganjavian, consiste en un pequeño guante lavable a mano, hecho en un 95% de viscosa y con un relleno de poliestireno. Se puede colocar a la altura del codo y hacer como en la imagen: deslizar suaaaavemente el brazo derecho por toda la extensión del escritorio hasta que tu cabeza esté próxima a la cubierta. Ahí, con un movimiento felino (pero de felino arreglando su cama para acostarse), te puedes apoyar en el suave Ostrich Pillow Mini y dejarte llevar por el sueño.

La puedes comprar por US$25 en la tienda de Studio Banana Things. Más detalles, en este video:

 

 

4. Super Gorone Desk

Super_Gorone_Desk

Los japoneses nunca nos dejan de sorprender con sus invenciones y esta no es la excepción.

Ideal para los tele-trabajadores, aquellas excepciones afortunadas que pueden trabajar desde la casa o desde cualquier lugar, el Super Gorone Desk les vendrá de maravillas. Porque no será necesario despegarte del escritorio para dormir una siesta. De hecho, podrás directamente trabajar acostado hasta que esa interminable planilla Excel gane la batalla e invoque a Morfeo sin que opongas resistencia.

Si trabajar acostado te complica, no hay problema. El escritorio también te permite trabajar sentado e incluso tiene un ventilador que te permite enfriar tu computador. O tirarte vientecito si es que la tarde está calurosa.

 

5. Escritorio Workbed

Freunde-von-Freunden-Mira-Schroeder-Bless-0148-930x620

Chao con la discreción. Si queremos cambiar las cosas, tenemos que hacerle frente a las malas caras de los compañeros y hasta del propio gerente.

La próxima vez que hagan las compras de oficina, pide que consideren la compra de Workbed, la cama-escritorio diseñada por Ines Kaag y Desiree Heiss y de la que puedes conocer más detalles en el sitio oficial.

Tiene lo mejor de los dos mundos: espacio para poner tu computador y trabajar, apoyar los pies, guardar cosas. Y cuando el sueño empieza a ganar terreno, es cosa de dar vuelta la cubierta para encontrar el cómodo colchón donde pasar unos minutos de sueño.

Lo mejor de todo es que si alguien considera impresentable tu actitud y te despiden, puedes comprarte uno e iniciar tu propio emprendimiento. Ahí a nadie le va a importar si el dueño duerme o no la siesta en horario laboral.

Sobre El Autor

Periodista, romántico empedernido, sufridor confeso. Su vida es una película, una comedia romántica con toques dramáticos, pero comedia al fin y al cabo. Cree en Dios para los partidos de la Selección o cuando no puede olvidar a una fémina. Ama el tango y el Glam-Rock, pero no odia el reggaetón. No le gusta como sale en las fotos.