Un año antes de que comenzara a pintar La Gioconda, Leonardo da Vinci pasaba sus días frente a las costas de Livorno. Hablamos de 1502, tiempo en que el arte estaba subordinado a sus tareas como “ingeniero militar”. ¿Su trabajo específico? El diseño y construcción de un muro que convirtiera la villa en que residía en una fortaleza medieval.

513 años después esa misma villa está a la venta.

La propiedad tiene 773 metros cuadrados, distribuidos en cuatro pisos y un sótano. Hecha en piedra y ladrillo, también cuenta con pisos de terracota y aleros de cobre. El trabajo de Da Vinci fue tan armonioso que la fortaleza no esconde sus jardines y terrazas, manteniendo limpia las maravillosas vistas hacia el mar.

Otro dato histórico interesante es que la villa también perteneció a Elisa, la hermana de Napoleón Bonaparte en los 1800.

Su valor es 14,6 millones de dólares, un monto mucho menor que varias obras del renacentista y hasta quizás puedes encontrar parte de la inspiración que lo convirtió en el artista más famoso de todos los tiempos.

Si quieres ver más detallas visita el sitio web de Lionard y disfruta de esta fenomenales fotografías de la propiedad.

Fortezza sul mare_03 (Rif.979) Livorno Courtesy Lionard

Fortezza sul mare_04 (Rif.979) Livorno Courtesy Lionard

Fortezza sul mare_05 (Rif.979) Livorno Courtesy Lionard

Fortezza sul mare_11 (Rif.979) Livorno Courtesy Lionard

Fortezza sul mare_13 (Rif.979) Livorno Courtesy Lionard

Fortezza sul mare_16 (Rif.979) Livorno Courtesy Lionard