Uno de los peores tormentos del verano, para quienes no tienen vacaciones, es ir a trabajar. En el caso de los hombres, además, el drama se vuelve un séptimo círculo del infierno, porque se debe ir a la oficina con pantalones largos. El calor, la humedad y la transpiración se unen para formar un caldo insoportable de la cadera hacia abajo, específicamente entre las piernas y ante la ausencia de ventilación.

El ilustrador brasileño André Amaral Silva vive en Río de Janeiro y enfrenta la situación a menudo. Más encima, el edificio donde trabaja no tiene aire acondicionado. Horror.

Golpeado por la injusticia, esta semana decidió hacer un llamado de atención al mundo y fue a la oficina como lo haría una mujer: con falda. Fue un éxito, al punto que subió una foto a Facebook donde se viralizó a la velocidad de Usain Bolt.

Andre Amaral

vía André Amaral (Facebook)

“Por la mañana, cuando llegué, el portero no me quería dejar entrar. Contra argumenté que, si las mujeres tenían ese derecho, yo estaba en lo correcto. Un administrador del edificio, que es un policía militar, fue sensato y esclarecedor. Orientó al funcionario y me permitió entrar”, contó Silva a Globo.com

Silva, por cierto, no está solo. En Brasil también existe la organización BermudaSim, cuyo foco es luchar por el derecho mundial y humano para que todo hombre pueda laburar en shorts o bermudas.

Sus 10 mandamientos son:

1. Bermuda a partir de los 29,8 grados Celsius
2. El largo de la bermuda debe ser tres dedos por encima o abajo de la rodilla
3. Short de surfista no es una bermuda
4. Short de equipo de fútbol no es bermuda
5. Samba-canção… no sea sinvergüenza
6. Prohibido usar short estampados con flores. Prohibido en cualquier lugar
7. Día de reunión, no bermuda
8. Usar bermuda no implica usar sudadera (musculosa)
9. Si hay más de dos personas usando su bermuda, es porque no es la apropiada
10. No repetir bermuda más de dos veces a la semana

La idea, obviamente, es tomar esta bandera e internacionalizar el movimiento. Así que tú, que está leyendo esto, lucha por tus derechos. Un viernes sin corbata no basta. Súmate a la revolución del short.