Uno de los platos estrella de los menús que ofrecen los restoranes para el almuerzo es, a menudo, el budín de zapallo italiano. Es una receta facilísima de preparar. Es una excelente alternativa para tu almuerzo en la oficina ya que se puede preparar de un día para otro.

Por lo general este tipo de recetas no se prepara en porciones individuales, pero esto no implica mayor elaboración ni tiempo por esta razón. Por lo mismo, es una buena opción que te permite tener almuerzo y comida cubierto para el día si eres soltero o bien dejar el almuerzo listo para el resto de tu familia, que tu pareja te lo agradecerá.

En esta oportunidad, consideramos los ingredientes que nos dará un budín que alcanza para 4 o 5 personas no por un antojo sino porque los budines al igual que las tortillas suelen preparase en una sartén, con lo cual alcanza para más de uno. Igualmente se puede hacer una porción individual, pero sólo se justifica si no tienes con quien más compartir este sabroso plato.

  • Zapallo italiano (4)
  • cebolla picada finita (1)
  • Ajo (1 diente)
  • Carne molida (300 gr.)
  • Huevos (4)
  • Aceite
  • Pimentón
  • Queso gouda
  • Sal

Listos los ingredientes vamos por la preparación, verán lo fácil que es.

Primero, lavamos los zapallos y le cortamos el tallo o la punta. Los ponemos a cocer en agua hirviendo. Los dejamos escurrir hasta que boten toda el agua, si no nos va a quedar muy líquido.
Después de eso, los molemos. A parte, sofreímos la cebolla picada, el ajito y el pimentón, todos cortados en pedazos pequeños. En el mismo sartén añadimos la carne molida y ponemos la sal a gusto.

Una vez que todo esté bien cocinado añadimos el zapallo italiano molido. Esperamos a que se enfríe todo y le añadimos los huevos. Lo revolvemos todo de manera que quede bien mezclado.

Enmantequillamos las orillas de la fuente en que vamos a usar para ponerlo al horno para que no se nos pegue y vertemos en ella toda la mezcla. El tiempo que debe pasar se determina por los huevos, que queden bien cocidos y una toda la mezcla, como también el queso se haya derretido.

Para acompañar, sobre la bebida no hay ninguna recomendación en particular. Puede ser un vino tinto a temperatura ambiente, una cerveza bien helada, considerando que es un plato caliente o bien, una gaseosa, pensando en aquellos que no beben alcohol. Y por que no un jugo natural cítrico como piña, naranja o limonada. Son más frescos para un plato de por sí cálido.

Ahora sólo queda disfrutar en la hora de almuerzo en la oficina o bien junto a tu pareja o familia, si es el caso. Aunque es un receta sencilla, el hecho de prepararlo con tus manos será interpretado como un agasajo por todos ellos.

Sobre El Autor

Chef profesional, oriundo de Talca, capital de la región del Maule, Chile. Un joven profesional de la cocina que con una corta pero intensa carrera profesional, de la noche a la mañana salió del anonimato para convertirse en el Chef de moda de la televisión chilena y desde que la fama tocó a su puerta su vida cambió; de estar en la cocina ahora deambula por todos los sitios con sabor y aroma a farándula: ambiente que el mismo señala no le gusta mucho.