Lo hemos dicho antes: las Converse Chuck Taylor All Star son un verdadero ícono que pasó los límites de las canchas de basketball y se instaló en otros terrenos inesperados.

Desde luego, hizo suelo en la moda urbana. Y de ahí a ser la zapatilla símbolo de las más reconocidas bandas de rock, de los músicos más cool sobre la faz de la Tierra, hubo solo un paso.

La asociación entre las Chuck’s y el rock es tan evidente, que a un grupo de creativos de Converse se les ocurrió incorporar un Wah-Wah a un par de bellas All Star blancas.

El Wah-Wah es un efecto de guitarra eléctrica que, gracias al movimiento del pie, puede hacer variar el tono de ésta en un sonido que se asemeja a un llanto. Como si tu viola eléctrica estuviera llorando. Lo han usado grandes como Tom Morello, Big Jim Sullivan, George Harrison, Eric Clapton, por nombrar solo algunos.

El resultado del experimento: el nacimiento de las Converse Chet Atkins All Wah, la zapatilla wah-wah que lleva el nombre del primer guitarrista en usar el efecto en una grabación.

Después de toda esta explicación, uno se pregunta “¿qué sentido tenía el enchufar una guitarra a un par de zapatillas? Probablemente ninguno. Pero la verdad es que el resultado es genial y se celebra en este video tocando la clásica introducción de “Voodoo Child”, temazo de Jimi Hendrix, otro capo de las seis cuerdas que usó el efecto llorón.