Zapatos formales, zapatos sport, zapatillas para correr, zapatillas casuales… La industria del calzado nos empuja a llenar el ropero con zapatos dependiendo de la ocasión. No es nada malo, per se, pero a veces genera un par de problemas, sobre todo, cuando hay que viajar y uno no quiere llenar la maleta con… zapatos.

Son pesados y ocupan espacio.

Sin embargo, todos esos dolores de cabeza parecen estar llegando a su fin. Una empresa italiana desarrolló Shooz, el primer calzado modular del mundo.

El concepto es simple: Shooz tiene a disposición tres suelas diferentes, una deportiva (running), una casual (urban) y una más formal (drive). Cada una de ellas puede ser combinada con distintos estilos de zapatos. Desde un wingtip a unos mocasines. Todos son intercambiables, gracias al uso de un cierre.

combinaciones

Los Shooz están en proceso de fabricación, pero ya se pueden pre-ordenar. Hay suelas y pieles de distintos colores que van entre los 45 y 65 dólares.

Para más detalles visita el sito oficial de Shooz.