No soy experto en evolución, pero es muy probable que la naturaleza animal del ser humano no concuerda en demasía con conceptos sociales/culturales occidentales como la monogamia. Esta es más bien una idea desarrollada a través de la razón y esculpida en los siglos a través de discursos dominantes, como por ejemplo la tradición judeo-cristiana o la mitificación del amor romántico. De no ser por estos, el mundo quizás sería una orgía en cavernas y en las copas de los árboles. 1313 everywhere.

¿A qué viene esto? En los últimos años, el sitio web de citas AshleyMadison.com, destinado a la infidelidad, ha logrado instalar con éxito el 13 de febrero -la previa al día de los Enamorados- como el Día de la Amante, del engaño y de la posibilidad de liberarse de la cárcel de la cruel, costumbrista y malévola monogamia, con una que otra aventura. El día de San Calentín.

La función se festeja con cornetas y serpentinas, con medios de comunicación publicando encuestas de AshleyMadison, donde se identifica a las ciudades con más infieles en determinado país, los mejores lugares para ser infiel o las características que debe tener un amante. Toda una performance para fijar la idea de que tener un o una amante es lo correcto, es una característica deseable, aceptada por la sociedad y que te convierte en una persona a la moda y con onda. #Éeeexito.

Aquí no vamos a andar tirando piedras, pero ¿cuál es la idea? Alejado de todo propósito religioso y moral -y sacando de la foto a los [email protected] sin compromisos, quienes pueden tener todos [email protected] amantes del mundo-, ¿cuál es la idea de celebrar el día de la amante? (revelación completa: tampoco veo la idea del día de los enamorados). La monogamia (que no está limitada al matrimonio, por si acaso) tiene un cerro de desventajas, si quieres, pero nadie pone una pistola al pecho a la hora de elegir su camino. Traicionarla o engañarla, no solo daña a la persona a la que prometiste amor y respeto, sino que también hiere tus palabras y a una convicción que manifestaste desde tu voz y desde tu libre albedrío.

Si piensas que una infidelidad hay que celebrarla porque te hace más macho, noticia de último minuto: no lo es. Repartir espermatozoides no es lo más alfa que existe. Un hombre de verdad reconoce todos y cada uno de sus pasos, sin ocultarlos ni escondiéndose en la falda de otra u otras. Aquí la cuestión es simple: si no crees en la monogamia no te comprometas a ella. Si te comprometiste y con el tiempo descubriste que no era lo tuyo, afronta el problema y termina tu relación, por duro que sea. ¿Es que me gusta el peligro y la adrenalina? Tírate en paracaídas.

El punto es simple: si estás en una relación monogámica a la que nadie te obligó, no celebres tonteras. Si no estás en la frase anterior, sé el rey de la fiesta.