No faltará el campeón que diga que la mejor hora para tener sexo es ahora mismo. Y la verdad es que no vamos a andar desmintiendo a nadie.

Al mismo tiempo, sin embargo, hay gente que estudia seriamente el tema. Por días, horas, meses e incluso años para entregar al mundo el mejor conocimiento posible sobre la materia. Muchos de ellos, han llegado a la conclusión que hay momentos que son mejores para los hombres, momentos que son mejores para las mujeres y momentos que de algún modo u otro afectan de manera positiva procesos biológicos.

¿Entonces? Esto dejó nuestra investigación:

SEXO MATINAL

Legañas en los ojos, aliento del infierno y una mezcla poco digna de olores suele ser la combinación a la hora que suena la alarma. Sin embargo, hay muchos beneficios involucrados en una sesión matinal: ayuda a bajar los niveles de estrés, refuerza el sistema inmune y prepara al cuerpo para enfrentar el día mejor que una taza de café.

Si bien muy temprano (6 a.m) es el peak de testosterona en los hombres (clásica erección mañanera), lo ideal es esperar hasta los 8 a.m., cuando el cuerpo de la mujer comienza a despertar. DATO EXTRA: Más testosterona = Más duración.

¿Después de las 8? Depende de ti, nada más.

SEXO AL MEDIODÍA

Todo el aura de esta actividad está asociada a amores de motel. No es el horario más cómodo, porque coincide con la hora de almuerzo. ¿Uno rapidito? Es cosa de voluntad. De acceder, la sesión ayuda a sacudir el cuerpo y las neuronas, pero al mismo tiempo se coquetea con las condiciones perfectas para una siesta. Lo que no es malo, a menos que sea un día laboral.

SEXO POST-SIESTA

OK. Es difícil que en un día laboral, la actividad sexual esté programada entre las 3 y las 6 de la tarde. Pero, breaking news: también hay fines de semana. La literatura consultada sugiere que tipo 4 p.m., el sistema reproductor femenino está en su mejor momento, mientras que el semen masculino destaca por su calidad. O sea, si el sexo va más allá del placer y busca ser una forma de plantar la semilla, este ES el momento. Si se quiere evitar, ojo, atenti.

SEXO NOCTURNO

Después del trabajo el cuerpo está cansado. Lo único que quieres es comer algo e irte a la cama. A dormir. Eso debiera ser excusa suficiente para esperar hasta la próxima mañana. Sin embargo, al cuerpo todavía le quedan energías. En las mujeres, los niveles de melatonina suben, entregándoles la necesidad de ser amadas, acurrucadas, de hacer cucharitas. De ahí, todo está a un paso. El sexo, en este caso, además actúa como una excelente medida para dormir mejor.

SEXO POST-MEDIANOCHE

Es una apuesta arriesgada. Es como el sexo después de una fiesta, dicen. O muy bueno (espontáneo) o muy malo (falta de interés).

¿QUÉ OPINAS TÚ?

Fuente primaria: Sexual satisfaction depends greatly on time of the day