Se viene la noche, el cuerpo quiere mambo y estás más solo que Tomás Jocelyn-Holt. Necesitas un compañero de aventuras, un wingman, un copiloto, un socio soltero que tenga las mismas urgencias que te atormentan. La conquista es un arte difícil de manejar en performance solitarias, por lo que de vez en cuando es recomendable acometer las misiones con alguien a tu lado.

Ser un copiloto no es una tarea fácil, requiere sacrificio y altos niveles de generosidad y compromiso con tus amigos. Aquí te presentamos 7 reglas doradas para ser un wingman de lujo:

1. Es un rol intercambiable

Es la primera regla que debes entender. Hay días en que necesitas un copiloto y hay otros en que tú debes asumir ese rol. Es simple: hoy por ti, mañana por mí. Imbuirse del papel demuestra el nivel de compromiso y la profundidad de una amistad.

2. Quien saca a bailar elige

A la hora de aproximarse al objetivo, quien habla o quien saca a bailar tiene el derecho de elegir a LA chica. Es el premio a la valentía. Automáticamente, el otro se convierte en el copiloto.

Wingman

3. Aceptar que te tocará bailar con la menos guapa

Del punto anterior se desprende que en tu rol de copiloto, probablemente, te tocará bailar o conversar con la chica que, en apariencia, es la menos atractiva. Esto, obviamente, desde el superficial punto de vista físico y visual.

4. El copiloto debe hablar maravillas de su compañero

La idea es clara: tu amigo es el tipo más cool del planeta. Debes dejarlo claro, pero no tienes que ser tan obvio. Puedes expresarlo a la pasada, de manera casual o comentándolo con la amiga de la chica que tu socio está tratando de conquistar. Es menos invasivo y quita la urgencia, el look de necesitado.

TOP GUN

5. Ser experto en comunicación expedita y sutil

A veces la primera impresión falla. A veces, el amigo no ve más allá de los obstáculos que graciosamente pone en el acohol en nuestros ojos. O a veces, el socio es un poco lento. El copiloto debe estar atento a las señales y debe comunicarlas de manera eficiente y sutil, por ejemplo utilizando el tiempo en que ellas van al baño o construyendo una relación de amigo tan acabada que baste con una mirada.

6. Nunca dejar al compañero en desventaja numérica

El copiloto nunca abandona a su amigo. Pese al aburrimiento o pese a que le esté yendo mejor en las lides de la conquista. En el fracaso y en el triunfo debe estar ahí para poner el hombro. Sobre todo, cuando los grupos son impares y la mayoría es femenina. Un copiloto jamás deja a su partner en desventaja numérica. Eso arruina cualquier posibilidad de éxito, pues las amigas no querrán separarse.

7. El copiloto es el que ofrece salir del lugar

Esta regla es fundamental. Si quieren salir del local en que están e ir a “un lugar más tranquilo”, la idea es que venga del copiloto. Si lo hace el jovencito de la película se nota demasiado cuáles son las intenciones.

 

Sobre El Autor

Volante de contención retirado. De los siete pulmones que tenía, le quedan 1 3/4. No siempre está de acuerdo con lo que dice.