Personalmente me gustan los mapas, pero al mismo tiempo sé que hay muchos que no se sienten muy atraídos por las artes cartográficas.

Sin embargo, ese desinterés por la geografía podría cambiar de manera repentina al leer las siguientes diez palabras: con ustedesel mapa de las zonas erógenas del cuerpo.

mapa ero

Este aporte a las ciencias humanas fue realizado por un equipo multidisciplinario de científicos finlandeses, quienes pidieron a 704 personas identificar las zonas erógenas de sus propios cuerpos y las de sus parejas, con la idea de crear un mapa preciso con los puntos de excitación más recurrentes en el ser humano.

Según las conclusiones del equipo, todo el cuerpo es una zona erógena, pero hay áreas que se estimulan más fácilmente. Las más sensibles, por ejemplo (y sin sorpresas) son los genitales, los pechos y el ano, seguidas de los labios, cuello y muslos.

El mapa o atlas, si se prefiere, entrega buenos datos para saber qué tocar en tu pareja a la hora de la previa. Ahora, si no tienes pareja, este increíble trabajo científico también ofrece un detallado análisis de las zonas erógenas para la autoestimulación.

Solo queda estudiar y poner en práctica.