A los gringos les gusta crear conceptos. El último es “dad bod”.

¿Qué diablos es un dad bod? La traducción literal es un hombre con cuerpo de papá. Por si todavía no te lo imaginas, te dejamos las palabras de Mackenzie Pearson, una universitaria de Clemson que teorizó sobre el concepto en un artículo del sitio theoddyseyonline.com. Según ella, un dad bod es:

“Es un buen balance entre una barriga cervecera y una que hace ejercicios”

O sea, una panza que no es obesa ni tiene calugas. Es un tipo que se cuida un poco, sale a trotar, va al gimnasio de vez en cuando, pero que al mismo tiempo no le hace asco a un pitcher ni a zamparse una pizza entera. Es la antítesis de David Beckham, CR7 o Alexis Sánchez.

Notables dad bods serían, según la autora, Jon Hamm, John Mayer, Chris Pratt antes de Marvel o Jason Segal. Otros agregan a Vince Vaughn e incluso a Seth Rogen.

Como se podrán dar cuenta, el espectro es amplio, algo así como el 90% de los hombres, pero aún así es algo que “vale la pena” ser descrito. Y más si tiene “loquitas” a mujeres jóvenes y universitarias.

Sí. De acuerdo a Pearson, un dad bod atrae como la miel a las abejas.

¿Por qué? Pearson explica:

“Pocas cosas son peores que tomarse un foto en traje de baño, una de ellas es tomarse una foto en traje de baño con un tipo que es locamente en forma. No queremos que un tipo nos haga sentir inseguras de nuestro cuerpo. Ya somos suficientemente inseguras. No necesitamos a un tipo perfectamente esculpido junto a nosotras para hacernos sentirnos peor”.

Ya lo sabes entonces. Si quieres tener éxito en el mercado del amor, sigue trabajando arduamente en ese difícil balance físico que se refleja en tu guata, ese mismo que no te deja ver lo que hay entre el ombligo y las rodillas.