Aunque no quieras saberlo, el Día de los Enamorados -o San Valentín si eres más siútico- está ahí, tocando la puerta. La de tu corazón, la de tus bolsillos o la de tu soledad. Te lo dicen la TV, los diarios e internet. Si tienes pareja lo ves en la cara de tu chica y si estás solo lo capta tu piel sensible. La que hace clavarte el puñal escuchando a Alejandro Sanz, Romeo Santos u otro adalid de la música barata, o la que expone a ese troll que llevas dentro y que se enoja por todo. Porque sí y porque no.

Pero hagas lo que hagas, la fecha está ahí. En términos temporales no hay nada que hacer, aguantar el chaparrón. Sin embargo, sí puedes hacer algo con tu actitud y vivir el día con dignidad. ¿Cómo? Bueno estos son los tipos de hombre que NO quieres ser durante el Día de los Enamorados:

  • 1. EL CARIÑOSITO

¿Amas a tu pareja? Perfecto, estamos muy felices por ti. Nos parece bien que se lo hagas saber, pero por mucho que el Universo sea infinito hay un límite. Ser muy azucarado, muy cariñosito es perder los papeles completamente, mírate al espejo, hombre. No andes por la calle con un oso de peluche tamaño natural, tres cajas de chocolate, globos y un ramo de rosas. No tienes 15 años, muchacho. Te lo decimos de otra manera: puedes regalar flores, pero hacer un corazón con pétalos en un parque público y esperarla al medio con una rosa en tu boca, quizás es demasiado.

  • 2. EL MANO DE GUAGUA

Debes evitar ser cariñoso en exceso, pero eso no significa ponerle cocodrilos al bolsillo ni cerrar tus manos como un pequeño infante. Regálale algo a la persona que te quiere, por último deja el Netflix e invítala al cine, deja la pizza a domicilio y llévala a un restorán. No se trata de gastar plata, sino que de mostrar aprecio a tu relación. Si no quieres hacerlo el 14 de febrero, hazlo el 13 o el 15, pero hazlo.

  • 3. EL DESINTERESADO

OK. Eres tacaño y avaro. No es lo ideal, pero al menos es ligeramente más aceptable que el tipo que piensa que el día está pintado en el calendario por las empresas y el comercio, y que lo mejor es hacer como que el día no existe, que no hay nada que celebrar. Sí, el día de los enamorados no es tu fecha favorita, pero tampoco es como para ponerse el balde. Quizás la persona que está a tu lado espera algo especial y tu desinterés le parte el alma.

  • 4. EL TROLL

Estás soltero o eres infeliz. Le sacas filo a tus dedos para convertirte en Rambo del teclado y manifestar tu sabia tirria en las redes sociales. El día de los enamorados para ti es una pérdida ridícula de tiempo, una oportunidad para que los comerciantes te roben dinero y que debe ser odiada con todas las fuerzas del corazón. Contarás la verdadera historia de San Valentín y te mofarás de alguna pareja que conoces. Insistimos, el 14 de febrero no es la fecha más interesante del año, pero tampoco nos interesa tu lloriqueo. Tu odio es tu desesperación.

  • 5. EL MATAPASIONES

De acuerdo, puedes ponerte ropa bonita, la dominguera, echarte tu mejor perfume, prepararte para una noche especial con tu pareja. Incluso puedes ampliar tus márgenes mentales para cumplir alguna fantasía de tu pareja. Pero recuerda que tu masculina sensualidad vive muy cerca del descalabro que mata las pasiones. Ojo con los disfraces y los animal print.