Probablemente, todos hemos soñado alguna vez con probar la sensación de ingravidez total que existe en el espacio. Incluso, algunos hemos soñado que estamos flotando y podemos “nadar” por el aire. Maravilloso, ¿cierto?

Pero como todas las cosas, incluso las más geniales, tienen su lado negativo. Acostumbrados a estar pegados a la Tierra gracias a una fuerza de 9,80665 m/s², cualquier tarea en la ingravidez, incluso la más simple, puede resultar una verdadera tortura.

En este video, por ejemplo, el astronauta de NASA y comandante de la Expedición 50, Robert Shane Kimbrough, nos muestra lo incómodo y gracioso que resulta prepararse un sandwich de mantequilla de maní y mermelada en condiciones de gravedad 0, específicamente para quienes están a bordo de la Estación Espacial Internacional.

Con inteligente uso del velcro y cintas adhesivas, una tortilla mexicana en una mano y un untador en la otra, el astronauta se las arregla para preparar uno de los sandwiches más simples que haya entregado la cultura estadounidense al mundo.