Los cereales no son solo para niños. Claro, la agresiva publicidad con mascotas simpáticas y llenas de colores está dirigida a embetunar con azúcar la sangre de los críos, pero no por eso uno los abandona al crecer.

Lo que se hace difícil, en realidad, es justificar la compra de una caja con el Tigre Tony cuando uno no tiene hijos.

Para evitar esas situaciones incómodas es que nace Cereal Motel, una compañía británica, que pone tus crujientes hojuelas en cajas que claramente están destinadas a un público más adulto.

Vice Krispies

De hecho, el nombre de los mismos cereales da una idea de que están destinados para personas más creciditas. Porn Flakes, Booty Pops, Vice Krispies y los inigualables Sugar Tits son parte de la innovadora oferta.

Cada caja cuesta unos USD 13 y viene con una pequeña figura. La idea es coleccionarlas e ir por un premio.

Sugar Tits

Claramente, una nueva definición de food porn.