No soy un barrabrava del pickle, pero de a poco le he ido dando un rinconcito en mi corazón. Es pequeño y quizás no es suficiente como para darle una oportunidad al Chickle, un sándwich hecho con pepinillo y pollo tipo Nashville, deshilachado y picante.

Pero si eres de los que babeas por este pedazo de vegetal, he aquí su historia.

La grandiosa idea (?) nació en una cocina del estadio de béisbol de los Fresno Grizzlies de Estados Unidos y se suma a la larga lista de frankesteins culinarios de la cocina gringa.

Su concepto es simple: tomas un pepinillo o pickle medianamente grande, lo abres como si fuera un pan para hot-dog y lo llenas hasta las masas con pollo

Suena cerdo, pero ojo que es al no tener pan es bajo en carbohidratos y es libre de gluten.

El aliento después de comerlo es otro tema.