En nuestra permanente búsqueda de una receta infalible contra la resaca, el santo grial del hombre moderno, hoy nos encontramos con Haejangguk, una sopa o caldo coreano que clama resucitar a los muertos.

El secreto se prepara desde 1937, en la cocina del restaurante Cheon Jin Ok, ubicado en Seúl. Su dueño, Joon-Yong Choi afirma que el remedio ha estado en la familia por varias generaciones y ahora lo comparte con el resto del mundo.

Entre sus ingredientes destaca el uso de arroz, repollo, pasta de soya, así como huesos de pata, costillar, intestinos y sangre coagulada de vacuno.

Yep… Suena a todo lo que uno quiere vomitar después de tomar tanto alcohol. Sin embargo, Joon-Yong Choi asegura que su sabor es suave al paladar y que justamente eso la convirtió en un clásico entre los oficinistas de su país que iban de juerga en la noche y que al otro día tenían que estar al pie del cañón.

Para el final, los dejamos con un reportaje hecho por Great Big Story sobre los milagros de la sopa Haejangguk.