Quienes la han probado hecha a la leña, vuelven por más.

La pizza no es lo mismo cuando se prepara con el calor de la madera. Toma un aroma y un sabor especial al que es difícil renunciar. Lo mejor es que ya no es necesario armarse un horno de barro en el patio de la casa para disfrutar de este placer, sino que puedes lograrlo hackeando la parrilla del asado con un accesorio genial.

Kettle Pizza es un sencillo aparato que puedes agregar a tu parrilla cilíndrica y transformarla en un verdadero horno para cocinar pizzas.

Consiste en un aparato de metal que se instala entre la base y la tapa de una parrilla cilíndrica. Se puede ajustar a barbacoas de 46,99 cms. y de 57,15 cms. Trae una pieza especial que hace gran parte de la magia: una especie de piedra que debe ubicar dentro de la parrilla y que será la que estará en contacto con la masa o con una bandeja metálica. Kettle Pizza tiene una cavidad frontal que te permite ingresar y sacar tu preparación e ir mirando como se cocina.

KPB-22Setup_1

Para evitar que te quemes, tiene dos agarraderas laterales de metal y madera que, además, permiten movilidad en el caso de que necesites echar más combustible a la parrilla. Ahora, si tus manos te dan lo mismo pero la pizza no se puede quemar, este aparato trae incorporado un termómetro que te indicará a cada momento cuánto calor está sintiendo la muzzarella.

De acuerdo al fabricante, una pizza en este improvisado horno se cocina entre 4 y 6 minutos usando una mezcla de carbón y pedazos de madera dura.

Kettle Pizza puede ser adquirido en Amazon, donde lo encontrarás por alrededor de US$145.

Si consideras que es mucho dinero para un aparato de este tipo, te contamos que hay un usuario de Youtube que encontró una manera de hacer un clon del Kettle Pizza por sólo US$20. El cibernauta asegura que con su copia logra temperaturas de 315º y que es una buena alternativa para quienes quieren ahorrarse unos dólares.