La palta (o aguacate para otros amigos hispanoparlantes) es una bendición divina. Deliciosa, versátil… las tiene todas. Pero un café en Australia, quizás, está yendo demasiado lejos.

Hablamos del Truman Cafe de Albert Park, donde acaban de presentar el Avocado Latte o Palta Latte.

Sí, un latte servido en la mitad de una palta. A todas luces un crimen de lesa humanidad.

Está muy bien tomarse un café acompañado de un par de tostadas con palta, pero ¿esto? Parece un pecado.

Y si bien sabemos que el Truman Cafe lo hizo como una broma, no falta la gente que ya lo ve como una insoportable tendencia a la cual subirse, desperdiciando el buen propósito individual de café y paltas.

Llámenme tradicionalista o conservador, pero esto no parece una buena idea.