Pensar en el pub o la disco -teniendo a tu mejor amigo de copiloto- como la única forma para conocer y conquistar chicas, demuestra solo una cosa: que tus recursos son limitados. La vida es más amplia y existe una serie de interacciones sociales, donde incluso la predisposición a un no es mucho menor. ¿Un ejemplo exitoso? Sacar a pasear a tu perro.

Hay varias películas que explotan la temática (Marley y yo, por nombrar una), pero también hay ciencia. Un reciente artículo en Slate recopila algunos estudios que comprueban científicamente la correlación entre tener un perro y la interacción con otras personas. Una encuesta del proyecto Dognition, por ejemplo, determinó que un 82% de la gente se siente con mayor confianza para acercarse a alguien atractivo, si este anda con un perro.

¿Algo más elocuente? En 2004, investigadores de la University of Bretange Sud de Francia contrataron a un tipo de nombre Antoine cuya tarea era acercarse a mujeres con la siguiente frase: “Hola, mi nombre es Antoine. Solo quiero decir que creo que eres muy bonita. Tengo que trabajar esta tarde, pero me preguntaba si me darías tu número de teléfono. Te llamaré más tarde y podemos tomar algo”. Los resultados fueron sorprendentes. Sin un perro, Antoine tuvo un éxito cada 10 intentos. Con un perro, Antoine tuvo un éxito cada 3 intentos.

El can utilizado por Antoine en dicho estudio era un mutt negro. Y aquí, algo importante: No cualquier animal garantiza interacciones sociales, en el área del coqueteo. Como todo en la vida, esto requiere técnica y expertise. En XY, por cierto, pretendemos hacer el camino corto y te contamos tres datos elementales de cómo conquistar chicas usando a tu perro, tu mejor amigo, tu mejor copiloto

Elección del perro

Un golden retriever o un labrador pueden ser un cliché, pero son irresistibles. Este tipo de perros solo provoca una reacción: ganas de abrazarlo. Por su puesto, deja en bandeja la oportunidad de iniciar una conversación. Los pastores alemanes son otra raza que se adaptan bien a este trabajo y no se debe descartar el uso de un gran danés, cuyo efecto visual es inmediato. ¿Rotweillers, pitbulls? Es más para públicos específicos, pues generalmente causan miedo. Infundado, pero miedo al fin y al cabo. ¿Poodle o cocker? El mensaje que probablemente entregas es que eres un hombre de familia feliz y sin intenciones de cambiar de estatus.

Dato extra: ¿Qué hay con los cachorros? Generan ternura o vulnerabilidad. Tu elección.

El paseo

Cuando sales a caminar con el perro debes asegurarte de que haga sus necesidades de manera discreta y no en el momento en que te lanzas a la conquista. En apariencia es algo que no se puede controlar, pero un buen dueño sabe cómo entrenar a su mascota. Y entrenar es una palabra clave. Además de que te pueda dar la mano, sentarse o dar vueltas sobre su espalda, un perro debe saber que eres el macho alfa del clan, que tu voz es ley sin necesidad de gritar o ponerte histérico. ¿Por qué? Si entraste en una conversación con una chica, no quieres que tu copiloto salga corriendo, arruinando tu trabajo. Él debe esperar paciente, mientras pides el WhatsApp o el Facebook.

Dato extra: Nunca, pero nunca debes vestir a tu perro en este contexto. Tu perro no es una muñeca.

La historia

El perro es un buen copiloto, pero no te hará el trabajo completo. Si bien facilita -científicamente- la interacción social es responsabilidad tuya que esta sea un éxito o un fracaso. Tu perro debe mantenerse quieto, lo decíamos, mientras desenvuelves tu juego de palabras. Pero además debes siempre mantener una historia relacionada con el can y que demuestre el hermoso ser humano que se esconde en tu alma. Que era el cachorro más débil de la camada y lo salvaste, que lo bautizaste en honor a alguien o cualquier otra cosa, pero que ojalá sea verdad. No es la idea construir castillos de naipe. Tener una historia abre el abanico de posibilidades.