El profesor Richard Wiseman trabaja en el Departamento de Psicología de la University of Hertforshire. Su área de estudio es el engaño, la parapsicología, el entendimiento público de la ciencia y la suerte. Su experiencia es vasta y muchas veces canalizada a investigaciones del diario vivir que quedan plasmadas en libros, sitios web o videos en YouTube.

Uno de estos da vueltas por internet, bajo el título: “El Test de la Q”

¿Qué busca? Saber qué tan buen o mal mentiroso eres. ¿Cómo? Sigue las instrucciones.

  1. Levanta el índice de tu mano dominante. Si no sabes cuál es, aquí una pista: ¿eres zurdo o diestro?
  2. Con el dedo dibuja una Q mayúscula en tu frente, en menos de cinco segundos.
  3. Recuerda hacia qué lado marcaste la cola de la Q.

Si la cola de la Q la dibujaste hacia la izquierda, eres una persona que se preocupa de lo que la gente dice de ti, te gusta ser florero de mesa, llamar la atención y eres un bueno para mentir.

Si la cola de la Q la dibujaste la derecha, eres una persona introvertida y bien mala para mentir.

Wiseman aclaró a XY toda la ciencia detrás del experimento:

“Algunas personas hacen la letra Q en una manera que ellos mismos puedan leerla. Así, ponen la cola de la Q hacia el lado derecho de su frente. Otros lo hacen para que sea leída por alguien que está enfrente, con la cola de la Q hacia la izquierda de la frente. Este rápido test entrega una medida cruda de un concepto conocido como auto-monitoreo.

“Las personas con alto auto-monitoreo tienden a dibujar la Q de un modo que pueda ser vista por alguien que está enfrente. Los de bajo auto-monitoreo dibujan la Q de manera que pueda ser leída por sí mismos. ¿Qué tiene que ver esto con la mentira? Quienes tienen un ato auto-monitoreo tienden a estar preocupados de lo que otra gente dice de ellos. Son felices de ser el centro de atención, pueden fácilmente adaptar su comportamiento para calzar con la situación en que se encuentran, y son hábiles para manipular la forma en que la gente los ve. Como resultado, ellos tienden a ser buenos al mentir. En contraste, quienes poseen bajo auto-monitoreo atraviesan diferentes situaciones siendo “la misma persona”. Este comportamiento es guiado más por sus sentimientos internos y valores, y están menos preocupados de su impacto en aquellos que los rodean. Tienden a mentir menos y no ser tan hábiles en el engaño”

Si no entendiste en castellano, aquí está el video en inglés.

Ahora, prueba a tus amigos.

Otros increíbles experimentos pueden ser encontrados en su libro: “59 segundos: cambia tu vida en menos de un minuto”

Para más información puedes revisar este paper

Sobre El Autor