Muchos de nosotros hemos crecido escuchando de nuestros padres lo difícil que era adquirir una casa para la familia.

También escuchamos de ellos que arrendar una vivienda era un pésimo negocio. Había que ser propietario, cumplir “el sueño de la casa propia”, una frase cliché que no solo representaba el deseo en sí sino también el titánico esfuerzo involucrado.

Las cosas han cambiado un poco. Hoy hay numerosas y convenientes alternativas para poder adquirir una casa o departamento donde vivir, pero implica pasarse entre 15 y 30 años pagando un dividendo. Y de un tiempo a esta parte se ha levantado la sospecha respecto de aquel paradigma que nos inculcaron los papás: ¿es realmente un buen negocio comprar un lugar donde vivir?

El colaborador de la revista Forbes, John Wasik, tiene una opinión que puede inclinar la balanza para uno de los dos lados: arrendar o comprar. En su artículo “Cuándo el comprar una casa es un despilfarro de dinero” presenta interesantes argumentos en favor del arrendamiento de una vivienda. Sin embargo, presenta dos consejos claves para tomar una decisión que puedes aplicar ante la duda:

  1. Quienes quieran comprar una casa deben hacer el siguiente cálculo: dividir el costo de arriendo anual por el precio de compra de la vivienda. Eso te dará una tasa.
  2. Si la proporción es…
    • Un 5% o menos, es mejor que consideres arrendar.
    • Más de un 5%, mejor que consideres comprar.

Pongamos un ejemplo: Si estás decidiendo entre arrendar una casa o departamento que cuesta CLP $250.000 mensuales y comprar una vivienda equivalente por CLP $50.000.000 (UF 2.000), la tasa será de un 6%. Es decir, te conviene más comprar.

Para poder tomar una mejor decisión, debes buscar la mayor cantidad de información posible del lugar que planeas comprar. Y por supuesto, considerar que estos consejos sólo se refieren a la compra o arriendo de una vivienda como inversión y no se consideran los aspectos más personales y sentimentales involucrados en la compra un hogar.