En un mundo ideal, tu departamento debería estar reluciente todos los días. Pero sabemos que trabajas y que lo último que quieres hacer cuando llegas a la casa es ordenarlo. Suponiendo que eres soltero, en realidad, qué importa. El problema surge en el momento la posibilidad de tener compañía, en el momento en que salta la liebre.

Esto generalmente ocurre como combustión espontánea y la pregunta que invade tu tranquilidad se manifiesta: ¿qué hago para ordenar todo este despelote antes que ella llegue? La respuesta es que no puedes hacerlo todo y que la suciedad podría matar la pasión. Las posibilidades de que no lo haga es reducir el impacto visual. Ahora imaginemos que tienes apenas 15 minutos para lograrlo.

Calma. Aquí 5 consejos para ordenar tu departamento antes de una cita:

1. Abre las ventanas

Al abrir la puerta, la primera impresión no es visual, sino que viene desde los aromas que emanan desde tu cuchitril. Si tienes todo cerrado, prevacelerá el olor a humedad, a las frituras que cocinaste en la semana y un arco iris de olores corporales que invitarán más al vómito que al amor. Por lo mismo, es mandatorio abrir las ventanas y ventilar ese ambiente lacrimógeno en que habitas. No debería tomar más de un minuto.

2. Bota la basura

Revisa los elementos contaminantes que puedan estar en la mesa de comedor, en el mueble de la tele, entre los cojines del sofá o en el piso. Hablamos de envoltorios, botellas, papeles. No hay tiempo para ponerse a sacudir. También es importante chequear que no haya basura del tipo incriminatoria –> condones de otros encuentros amorosos, por ejemplo. Una vez hecho esto, trata de sacar la bolsa de tu casa para evitar emanaciones extra de olores. ¿3 minutos?

3. Ah, los platos sucios

Esto toma tiempo. Te recomendamos hacer lo que puedas, de acuerdo a la presión de la hora. Puedes dejar la torre con los platos -con los más sucios al fondo-, acompañados de la esponja y el detergente en una forma artística y que dé para pensar que los ibas a limpiar, o puedes limpiar los que puedas hasta el momento en que ella llega, dando la impresión de que te preocupas por el orden. Si optas por esta vía es recomendable ir secando y guardando algunos utensilios. Ve lo que puedes hacer en menos de 5 minutos.

4. Limpiar el baño

Estamos entrando en tierra derecha, en los elementos sensibles. Y este dato de nuestro Centro de Estadísticas Personales es decidor: hay un 100% de probabilidades de que tu conquista entre al baño, mientras que el 100% no existe en la categoría entrar a tu dormitorio. Por lo mismo atento a los siguientes elementos: esconde toallas sucias y concéntrate en la taza del baño. La idea es que no haya sorpresas. Es fundamental tener sopapo y escobillín a mano y se recomienda una tirada de cadena con cloro. A lo más 2 minutos.

5. El dormitorio

Si tu cita tiene éxito el dormitorio es el lugar donde probablemente terminará la jornada. En un mundo ideal deberías haber cambiado sábanas, pero seguramente tienes solo un par. La idea, obviamente, es hacer la cama o al menos estirarla. Antes de eso, obviamente, tienes que sacar el cerro de ropa sucia que hay en ella y en el suelo, meterla a un canasto y ocultarla (tarde para lavarla). En este punto suponemos que la basura y los platos sucios fueron sacados en los pasos anteriores. 4 minutos.

***

El consejo final o extra es evitar distracciones, aléjate del celular por 15 minutos. No es tan difícil. Obviamente habrá imperfecciones, pero quedará la excusa de que fue una semana larga, sin mucho tiempo para ordenar. El departamento estará herido, pero no habrá huellas de un desastre nuclear.

(Fuente: The Date Report. Acá, en todo caso dimos tiempos y expectativas más realistas de lo que es “orden”, y agregamos experiencias recolectadas por nuestro Centro de Estudios Personales)