Año Nuevo, hombre nuevo. Cada vez que el calendario cumple su ciclo vale hacer un resumen de los 12 meses que se van y, sobre todo, hacer una proyección de los 12 meses que aparecen en el horizonte. Es momento de confeccionar una lista de resoluciones, de metas y objetivos para convertirte en una mejor persona.

Si todavía no tienes esa lista, en XY te damos una mano. Estas son las 6 cosas que todo hombre debe hacer en 2014. O al menos intentar.

1. Haz ejercicio

Una pichanga a la semana no basta, no te hará un hombre más sano. De hecho, hasta puede ser un arma de doble filo: combinar sedentarismo con un pique para evitar que la pelota no se vaya al córner puede causarte alguna lesión muscular. Esto, por cierto, no es una invitación a que te hagas esclavo del gimnasio, es el primer paso para encontrar alguna rutina que te mantenga activo y que te sacuda de la rutina escritorio —> sillón de tu casa. Hacer ejercicio despeja la mente de los problemas diarios, optimiza el funcionamiento de tu cuerpo (incluido el rendimiento sexual, por si te preocupa) y descontamina el espíritu. Sobre todo cuando la actividad es al aire libre. Despabílate

ejercicio

Encuentra tu ritmo y sal a ponerte en forma (Timothy J /Flickr / CC BY 2.0)

2. Come más sano

No renuncies a tu asado con los amigos ni te prives de un atracón en la fuente de soda de la esquina. Sin embargo, en días planos y normales trata de reemplazar las carnes rojas por una pechuga de pavo o un filete de pescado, de cambiar las frituras por algo cocinado a la plancha. Sepulta las bebidas (es mejor una copa de vino) e invierte en frutas y verduras. La idea es espantar fantasmas como la hipertensión o la diabetes y elevar tu esperanza de vida. El esfuerzo no es tan grande.

comida sana ok

Purifica las venas con una ensalada (USDAgov / Flickr / BY CC.20)

3. Arregla algo que no funciona

¿Una puerta que cruje, una ventana que no cierra, una gotera que no se detiene? En vez de llamar al maestro chasquilla del barrio o a tu papi, que es mucho más cool que tu en estás cosas, intenta resolver el problema con tus propias manos. Si no tienes idea de cómo hacerlo, pregunta, googlea o sométete a la vieja escuela del ensayo y error. Lo mismo con una tele, una radio o tu computador. Ahórrate unos pesos y aprende algo antes de llegar y botar. Valora el concepto de Hágalo Usted Mismo en vez de rendirte a lo desechable.

MacGyver

Aún hay tiempo para convertirse en un MacGyver

4. Ponte una meta en el trabajo

Tu trabajo siempre es el más aburrido del mundo, tus jefes siempre son más tontos que tu y te pagan como las reverendas. No lo vamos a negar y lo peor es que no eres el único. La mayor parte del tiempo en que estás despierto la pasas en ese cuchitril y la rutina desgasta y te hace infeliz. Por lo mismo te invitamos a ponerte una meta en lo laboral. Si tienes espíritu emprendedor, busca un ascenso, organiza tu escritorio o saca menos la vuelta. Si tu alma es más díscola, busca nuevas formas de perder el tiempo, crea un ambiente de más eoeo e, incluso, si te baja el ánimo galán, invita a salir a la compañera de trabajo que te tiene babeando. Haz de ese cementerio algo con vida. Y si nada de eso te convence, cámbiate de trabajo.

trabajo

Un poquito de color en la oficina (Victor1558 / Flickr / CC BY 2.0)

5. Renueva el clóset

Está bien ser trapero y preocuparte por tu apariencia. No te sientas mal ni menos macho. Una buena apariencia no es la clave del éxito, pero ayuda. Bota los calzoncillos y calcetines con hoyos. Preocúpate de buscar ropa que se acomoda a tu talla. Si te creció la panza dile chao a las poleras. Si estás en los huesos, evita los pitillos. No necesitas renunciar a tu estilo, pero puedes optimizarlo. ¿Otra consideración? Construye a partir de lo básico y ten en cuenta las situaciones a las que te enfrentas a diario.

calcetinesok

No des pena, bota esos calcetines (jasoneppink / Flickr / CC BY 2.0)

6. Apaga la TV, el smartphone y el computador

En vez de tuitear lo que ves en la tele o leer este estúpido artículo, saca un libro, anda al cine, a un museo o disfruta con tus amigos en un bar. Escucha a tu artista favorito con una copa de vino o compra entradas para un concierto. Dale tiempo a tu familia, esposa, polola o pierna suave de turno. La vida se trata de experiencias y estar echado en el sillón o en la cama es la opción más aburrida de todas. Si es muy difícil, prueba haciéndolo gradualmente, un día a la semana entre lunes y jueves. Libera la tensión del día y construye un año para recordar.

apaga la tv

El mensaje es claro (mainfish / Flickr / CC BY 2.0)