Hace un tiempo les presentamos el concepto de dad bod, hombres con cuerpos de papá, robustos, y que por alguna razón parecen ser los más atractivos del género a los ojos de una mujer.

En aquel entonces era solo una opinión de una estudiante universitaria. Sin embargo, hoy la ciencia hace su desembarco para sacramentar la idea. Y agrega incluso que también son más sanos y la mejor elección a la hora de traspasar genes.

La palabra es del profesor de antropología de la Universidad de Yale, Richard Bribiescas, en su libro Cómo envejecen los hombres: Lo que la evolución revela sobre salud masculina y mortalidad.

“Ser Macho te enferma. La imagen de Hollywood de tipos corriendo y despachando a los malos entrega una percepción de indestructibilidad. Pero mientras los hombres, en promedio, son más grandes y fuertes físicamente que las mujeres, también tienen considerables debilidades. Tenemos más dificultades luchando contra infecciones y enfermedades… y simplemente no tomamos cuidados”

Es aquí cuando tener menos músculos y más grasa ayuda a combatir posibles problemas de salud. Bribiescas se apoya en evidencia de que los hombres con cuerpo de papá o dad bod son menos propensos a morir de un ataque al corazón o de sufrir cáncer de próstata que los hombres que poseen un metabolismo más rápido.

¿Cómo todo esto se transforma en sex appeal para las mujeres? Menos músculos y más grasa también se asocia a menos testosterona, lo que significa que un dad bod está más preocupado de cuidar niños que de andar en búsqueda de otras mujeres.

Y eso, desde un punto de vista evolucionario, resulta irresistible.

zach