Deepak Chopra está en Chile y dará un recital de ideas este miércoles en el Movistar Arena.

¿Quién es Deepak Chopra? Aquí unas frases que te ayudarán a conocerlo un poco:

  • “No hay piezas extra en el Universo. Todos están aquí porque él o ella tiene un lugar que llenar, y cada pieza debe encajar por sí misma en este gran rompecabezas”
  • “Yo enseño a la gente que sin importar la situación, sin importar cuán caótica es, sin importar cuánto drama hay alrededor, te puedes sanar con tu presencia si solo te mantienes en tu centro”
  • “Investigadores han demostrado que la mejor forma de ser felices es hacer de cada día feliz”
  • “El éxito tiene cuando la gente actúa unida; el fracaso tiende a ocurrir solo”
  • “Cuánto menos abres tu corazón a los otros, tu corazón sufre más”
  • “Debes encontrar el lugar dentro de ti mismo, donde nada es imposible”
  • “Cada persona es un Dios en estado de embrión. Su único deseo es nacer”.

Sí. Deepak Chopra suena como Ricardo Arjona, Paulo Coelho o Pilar Sordo. Nacido en Nueva Delhi, India, el tipo creció y se graduó en ciencias médicas, especializándose en endocrinología. En 1970 partió a Estados Unidos y convalidó su ejercicio en el estado de Massachusetts, donde su conocimiento sirvió para educar a varios alumnos de Tufts y Harvard, universidades líderes en el área de salud. Hasta dirigió un hospital.

Pero un día tuvo una epifanía: en un viaje a India se empapó de conceptos como la meditación trascendental y la medicina ayuvérdica, un sistema de sanación basado en aspectos como el control del espíritu y recetas complementarias (hierbas, aceites) a los tratamientos occidentales. En Estados Unidos, el verso prendió con parafina: Chopra ofrecía limpiezas ayuvérdicas, masajes y clases que fácilmente superaban los 3 mil dólares semanales. Su gran golpe fue cuando algunas celebridades comenzaron a ser su clientes, entre ellos Elizabeth Taylor, Demi Moore y Michael Jackson.

Algunas de las ideas de Chopra -bautizado como el David Beckham del “crecimiento espiritual” por el periodista Cosmo Landesman- son que “el envejecimiento es un comportamiento aprendido”, que la inteligencia es inherente a la naturaleza, que la telepatía es algo comprobado por método científico, que la sanación está en uno mismo y que hasta los fotones tienen conciencia. Líneas que repite en sus aclamadas charlas de superación y con las cuales se ha llenado los bolsillos. Eso, junto a apariciones la revista “Time” y un par de decenas de libros entre los bestsellers de “The New York Times”, lo han catapultado a una especie de altar sagrado, desde el cual incluso nada hacia aguas completamente ajenas a la medicina, como es el caso de la física cuántica.

Chopra tiene tribuna -Huffington Post, por ejemplo- y la ha usado para coleccionar polémicas, desafiando teorías sobre el Universo de Stephen Hawking e incluso la validez de la evolución de Charles Darwin y uno de sus sucesores, Richard Dawkins.

La respuesta de la comunidad científica es que Chopra es básicamente un charlatán, que lo suyo es pseudociencia y blablá. Lo acusan de que cuando sus principios son atacados -o se duda de su categoría de hombre de ciencia-, en vez de poner argumentos sobre la mesa, tira las jinetas de su currículum (texto en inglés). Robert Carroll, académico escéptico (de los que no creen en ángeles y cuestiones paranormales)va más allá y lo expone: cobra 25 mil dólares por sus charlas, donde “da consejo espiritual mientras advierte de los enfermos efectos del materialismo”.

¿Qué crees tú de Deepak Chopra?

 

Deepak Chopra estará este 4 de junio en el Movistar Arena. Las entradas para escucharlo van entre los 26.400 y los 133.100 pesos.