¿Cuántos se llenan la boca diciendo que se peinan con el helicóptero, patitas al hombro, el torniquete de Sarajevo o la cacha de la espada, pero a la hora de los gallos no salen del misionero, la vaquera y el doggy style? Varios. Y la razón es simple: al momento de la batalla cuerpo a cuerpo, de ponerse religioso con tanto “Oh, my god” y satisfacer la coza sezual, el lugar escogido para hacerlo es la cama. No porque seas fome, sino que no requiere de esfuerzos elásticos como el auto, de respiración de buzo para la ducha o de un trasero con calefacción para los gélidos azulejos de la cocina.

Consecuencia: la monotonía acecha a la máquina sexual que llevas dentro.

Para evitar eso, y ponerle color a la vida de alcoba, una empresa española diseña Diván Tantra, un sofá ondulado, que parece un mueble moderno y vanguardista, pero que en realidad es un sofá simple y cómodo para aprenderte el Kamasutra al revés y al derecho.

La idea de muebles desarrollados para la satisfacción sexual no es nueva, y seguramente las mentes cochinonas de faraones y pensadores de la Grecia Clásica o Roma desarrollaron más de algún artilugio para proceder. En la vida del “hombre moderno”, estos objetos tampoco son extraños. Basta admirar la “silla del amor” que tenía el rey británico. Edward VII, a finales del siglo XIX.

love chair

vía Internet

Sin embargo, a diferencia de aquella monumental obra de artesanía, la gracia de Diván Tantra es que pone esto al alcance de una sociedad que no fabrica con sus propias manos, sino que paga por tener algo hecho y entregado en la puerta de su casa.

¿Qué ofrece específicamente Diván Tantra? Tres modelos de sillones, con precios que tratan de cubrir diversos bolsillos. Aquí, lo que ofrece cada uno.

Tantra Cupido: 475 euros (360 mil pesos chilenos, aproximadamente). Sus dimensiones son: largo 185 cm., ancho 45 cm, altura cabecera 75 cm, altura a los pies 46 cm. Viene con una funda blanca y un cojín multiuso, por si quieres usar el diván para otras cosas como leer.

CUpido

Tantra Budha. 575 euros (440 mil pesos chilenos) Mismas dimensiones, mismos regalos más un Tickler o vibrador para la pareja y cambia a un tapizado de mejor calidad, de ecopiel. La modelo no está incluida.

Budha

Tantra Venus (foto principal del artículo): 875 euros (660 mil pesos chilenos. Mantiene las mismas dimensiones, a excepción del largo (195 centímetros)  y tiene la opción de ser customizado, lo que básicamente permite elegir el color del tapiz.

Si andas corto de ideas, la empresa entrega un pequeño tutorial de cómo usar este sofá kamasutra (No apto para el trabajo).

XY contactó a Diván Tantra, quienes confirmaron que por ahora, solo por ahora “solo distribuimos en Europa”. ¿La buena? “Estamos en vía de crecimiento”, dijeron. Ojo, inversores y ojo artesanos del “Hágalo usted mismo”.