Para nuestra mentalidad iberoamericana, acostumbrada a climas templados-cálidos, no resulta fácil comprender de buenas a primeras como el noble material que usamos para echarle al Whisky pueda servir también de alojamiento. Entendemos que en ciertas zonas del planeta, para ciertas culturas, el hielo es el material de construcción más cercano y accesible para una casa-habitación y por ello es utilizado e incluso es un elemento que define gran parte de sus vidas y su idiosincracia. Pero, a menos que seas Edward “Bear” Grylls, cuesta entender como en haras de la aventura alguien quiera voluntariamente ir a morirse de frío a una construcción de este tipo. Sin embargo, asistimos a una época en donde el turista (el que puede, obviamente) busca nuevas experiencias y sensaciones lo más ajenas posibles a lo tradicional. Y aquí es que tienen espacio los hoteles exóticos fabricados con hielo.

Más allá de sus particularidades, hay varios elementos que estos hoteles comparten:

  • Están abiertos de enero a abril, lo que dura el invierno en el hemisferio norte.
  • La infraestructura es en promedio de 6.000 metros cuadrados.
  • Todos los años varía la arquitectura y el diseño de interiores.
  • La temperatura promedio en el interior no supera los 0 grados.
  • Todos cuentan con un Ice Bar en que incluso los vasos son de hielo.
  • La ropa de cama son pieles de animales y bolsas de dormir de alta montaña.
  • La ubicación suele ser el Círculo Polar Ártico, la Laponia o las altas cumbres.
  • La iluminación ornamental es en colores que permiten crear ambientes cálidos en espacios fríos.

La sensación de calidez se logra mediante colorida iluminación.

L’Hotel de Glace: Al estilo Esquimal

En la ciudad de Quebec en Canadá existe L’Hotel de Glace, un recinto construido con bloques de hielo y nieve que acoge a los viajeros por una breve temporada, se entiende, y a una temperatura ambiente que no supera los 0 grados. Tal vez es lo más cercano a experimentar la vida de los Esquimales.

Al ser un hotel que se debe reconstruir cada año, se hace en función de una temática que inspira la arquitectura y el diseño. Este año 2013, “Viaje al centro de la Tierra” de Julio Verne fue el motivo en torno al cuál se construyó el hotel, proyecto bautizado como “Viaje al fondo del invierno.”

Por lo efímero de la construcción, debido a que sólo puede sostenerse en la fría temporada de invierno, es relevante señalar que se puede visitar desde los primeros días de enero hasta el primero de abril. Luego, de seguro, encontrará solo las pozas de agua.

Al menos en 2013 el hotel contó con 44 habitaciones, no olvidar que todos los años se construye el hotel entero de nuevo.

Tarifas por persona y servicios incluidos:

  • Habitación doble $159 CADollars por persona
  • Desayuno.
  • Bolsa de dormir.
  • Cóctel de bienvenida servido en vaso de hielo.
  • Acceso a sauna bajo las estrellas.

Por grupo familiar, compuesto por 2 adultos y 3 niños menores de 12 años, existe una tarifa $395 CADollar e incluye los mismos servicios descritos en la tarifa por persona. Además hay un servicio exclusivo a un precio de $549.50 por persona.

En una bucólica aldea sueca.

La ropa de cama son pieles como las usadas por los cavernícolas.

Otro país donde se puede hospedar en un hotel de hielo es Suecia. El Ice Hotel, ubicado en la Laponia sueca, se encuentra dentro del Círculo Polar Ártico en una pequeña aldea llamada Jukkasjärvi.

La fuente principal del material para construir el hotel es el río Torne, que permanece congelado todo el año, y la nieve que cubre la zona durante el invierno.

Lo más destacable, aparte de habitaciones temáticas esculpidas en hielo por diversos artistas y estudiantes de diseño, son el sauna, el cine, la capilla de madera construida en 1606 y el museo de la cultura Saami, originaria de la región. Mención aparte merece el Absolut Ice Bar dónde todo es de hielo, incluso los vasos. Basta verter la bebida para que ésta se enfríe aún más. Este bar también existe en otras ciudades de Europa y recientemente en Tokio, Japón. Como dato anecdótico, este hotel fue locación para la película de James Bond titulada “Die Another Day”.

En el caso de este hotel hay una opción de realizar una visita al recinto, no incluye alojamiento, con las siguientes tarifas por persona:

  • Adultos: US$ 49
  • Niños (7-12 años): US$ 11
  • Adulto mayor, estudiantes: US$ 30
  • Grupos (10-19 personas): US$ 44
  • Grupos (20 personas y más): US$ 39

Otras alternativas para alojar en hoteles de hielo se encuentran en:

  • Noruega: Alta Iglú Hotel, en los fiordos nórdicos donde la tarifa de una habitación doble por persona para una noche es de US$ 370 e incluye, sauna, desayuno bufet y traslado a la ciudad de Alta. Por los niños menores de 12 años la tarifa es de US$ 197 y las visitas al hotel tiene un precio de US$ 25 para los adultos y US$12 para los niños.
  • El mobiliario de los hoteles son hechos con hielo y los asientos, camas y otros se recubren con pieles par que sean más confortables.

  • Finlandia: Snow Village, en la Laponia finlandesa la habitación doble tiene una tarifa de US$ 419 por noche y para la habitación cuádruple  la tarifa es de US$ 550 la noche. Los niños de 4 a 14 años pagan US$ 91 por cada uno. La habitación simple tiene una tarifa de US$ 235. También se pueden realizar visitas guiadas al hotel.
  • Rumania: Ice Hotel, en las montañas Fagaras, aparte del hotel en hielo, cuenta con 3 Iglús. El precio de una habitación doble por noche cuesta US$ 85, mientras en el iglú su precio es de  US$ 114. Niños entre 6 y 15 años tienen un descuento del 50%, y los menores de 6 años no pagan. El desayuno no está incluido y hay que pagar US$ 8.