Tengo una máquina de afeitar eléctrica. Como le pasa a muchos, ahí está, de adorno y comiendo polvo, porque a la hora de quitar el vello facial se impone el uso de hojas desechables.

Es simplemente mejor, son más rápidas, son más suaves. Pero a la vez trae sus propios problemas: su duración es escasa, su filo rápidamente comienza a vencerse, obligando a comprar una tras otra. Las máquinas desechables son un saco roto en el que uno malgasta su dinero.

O sea, estamos en una encrucijada. ¿Qué diablos hacer? Celso Martell, empresario nacido en el pequeño pueblo de Las Pampas, en la cordillera negra de Perú, tiene una solución: Blade Buddy, un pequeño accesorio que mantiene el filo de la hoja de tu máquina de afeitar desechable, extendiendo su vida, reduciendo cortes y ayudando a cuidar tanto tu bolsillo como el medioambiente.

¿Cómo comenzó la idea? Celso nos contó los cuatro elementos que entraron en escena:

  • Desde principios de siglo XX se mantenía el mismo sistema de afeitado, con hojas desechables de escasa duración y solo con modificaciones netamente comerciales, con excepción de las modernas aleaciones para fabricar el acero inoxidable.
  • No existía un sistema efectivo para afilar las hojas, solo disfraces para encarecer su precio
  • En los sistemas de patentes no había ningún dispositivo destinado a afilar hojas de máquinas desechables
  • Concientización en el cuidado del medioambiente y el combate al calentamiento global, evitando desechos plásticos
Blade 3

Análisis microscópico (a la derecha, la magia del Blade Buddy)

Una vez craneada la idea vino el proceso de desarrollo, el cual tomó seis años. “Probé muchos materiales, incluido polvo de diamantes. Trabajé en las almohadillas, logrando un filo superior y un afeitado suave, pero irritante y que provocaba ardor”, recuerda Martell. Finalmente, dio con la clave: silicona. Esta, instalada con en los ángulos precisos permite afilar la máquina de una manera que alarga su vida útil.

El proceso, en palabras simples, es el siguiente. Con cada afeitado, la franja donde está el filo de la hoja se desvía debido a la resistencia o fricción con la barba. Esto provoca que el filo deje de correr en paralelo, aumentando la posibilidad de corte e irritación. Lo que hace Blade Buddy, en cambio, es retrasar ese desvío, realinear y restaurar la hoja, manteniendo la máquina suave y lista para tu afeitado diario.

¿Funciona? Estamos probándola y hasta ahora no hay quejas, solo que debes usar tu crema de afeitado para poder afilar la hoja.

blade buddy 1

Blade Buddy tiene un costo de 20 dólares y si quieres más información (o te interesa como negocio) visita su sitio oficial