Si eres un buen hombre sabrás que noviembre es conocido como Movember, el mes en que el mundo toma conciencia sobre la batalla contra diversas enfermedades que afectan al género masculino, entre ellas el cáncer de próstata y el cáncer de testículos.

Movember tiene un manifiesto, diez mandamientos, cuya piedra angular es dejarte crecer un bigote. Nada de afeitarse. No, nada, niet.

Obviamente, la opción fácil es dejar que tu vello facial conquiste tu rostro de manera natural, salvaje. Sin embargo, a la tarea también puedes ponerle cariño y estilo. Es por eso que aquí, en XY, hacemos una guía con 12 tipos de bigote, los cuales puedes hacer crecer tanto en Movember como en el resto del año:

1. CHEVRON

Es grueso y ancho. Tupido. Un ejemplo es el actor Tom Selleck. La idea es que su envergadura cubra los límites de tu labio superior, pero sin entusiasmarse.

Tom Selleck

2. DALÍ

Su nombre es honor al cultor más grande de este tipo de bigote, el pintor surrealista Salvador Dalí. Es delgado y sus puntas deben ser amaestradas para apuntar, pronunciadamente, hacia arriba.

Dali

3. INGLÉS

Tiene similitudes con el Dalí, pero a la vez diferencias que lo convierten en otra estirpe. Es menos delgado. Sus puntas se extienden de modo horizontal y en línea recta. Se usa con el resto del rostro completamente rasurado. Un buen ejemplo es el escritor Sir Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes.

Conan Doyle

4. FU MANCHU

Requiere tiempo y atención. El Fu Manchu es un bigote delgado que al llegar a las fronteras del labio superior debe ser apuntado hacia abajo, en 90 grados. Es solo bigote. Los costados de la boca y la mandíbula deben estar completamente afeitados. Llegó a China tras una invasión mongola y se popularizó en las películas de Fu Manchu, desde entonces es estereotipo para villanos de ese rincón del mundo.

Fu Manchu

5. HANDLEBAR O MANILLAR

Es un bigote tupido a la altura de los orificios nasales, pero que paulatinamente adelgaza al extenderse sobre la boca. La idea es que se vaya ondulando hacia las puntas, en un efecto que se logra con cera. Hay una variante corta/petit, la cual no sobrepasa los límites del labio superior. También es conocido como spaghetti mustache. Un buen representante es Mr. Monopoly. Hoy es muy popular entre los hipster.

Mr Monopoly

6. HERRADURA

Su nombre, obvio, viene de la forma de una herradura de caballo. Se parece al fu manchu, pero a diferencia de este requiere vello facial al lado de las comisuras y los costados del montón. Es como si el bigote tuviera patillas. Por lo mismo su límite es el rostro. Hulk Hogan es uno de sus máximos exponentes.

Hulk Hogan

7. LAMPSHADE O LÁMPARA

Su forma se asemeja a la pantalla de una lámpara. Más volumen en la base y más pequeño camino a la nariz. Sus esquinas son de 45 grados y no se aventura más allá de los bordes del labio superior. Buenos ejemplos son el vocalista de “The Killers” Brandon Flowers y el gimnasta chileno Tomás González.

Tomas Gonzalez

8. BROCHA DE PINTOR

Es grueso y su ancho se limita a la extensión de la boca. Sus bordes son más redondeados que en el caso del bigote lámpara. Fácil de confundirlos. Un ejemplo es el personaje de Brad Pitt en “Bastardos sin gloria”.

Brad Pitt

9. TOOTHBRUSH

Bigote pequeño que se limita a una zona paralela a los orificios nasales. Es grueso. Muy popular a comienzos de la década de 1920, pero luego fue perdiendo su toque al ser vinculado con Hitler cierto dictador y genocida alemán que puso al mundo de cabeza entre 1939 y 1945. Otro famoso que le dio un lado más positivo fue Charles Chaplin.

Charles Chaplin

10. IMPERIAL

La versión musculosa o con esteroides del Dalí. Sigue su misma orientación hacia arriba, pero es mucho más grueso y tupido. Su curvatura debe ser abundante y sus puntas son cuadradas. Requiere de vello facial en las mejillas.

Imperial

11. PENCIL O LÁPIZ

Delgado, finito, estrecho. Debe ser cultivado muy cercano al labio superior y con un ancho acorde a esos límites. Clark Gable es quizás el bigote lápiz más famoso de todos los tiempos.

Clark Gable

12. MORSA

Largo, tupido, grueso. Igual que los de una morsa. Un buen ejemplar debe cubrir casi enteramente el labio. Un hit a fines de siglo XIX y comienzos del XX, algunos “ilustres” que lo utilizaron son el filósofo Friedrich Nietzsche, el político Mario Palestro, el Profesor Rossa, y el DT español Xavier Azkargorta, conocido como el bigotón.

Azkargorta