¿Eres de los que siempre ha soñado con tener una isla propia? Bueno, aquí tienes una oportunidad: Hope Island.

Si bien no es un paraíso caribeño, la isla situada en Maine, Estados Unidos, es el refugio ideal para todos aquellos que aprecian la belleza de cada una de las cuatro estaciones del año.

La isla tiene 35 hectáreas y una costa rocosa, pero con espacio suficiente para playas y un pequeño muelle. También cuenta con una iglesia y un bar para que alimentes tu alma, según tu religión (?).

Por su parte, la propiedad principal es una casa con tres habitaciones y seis baños. Si quiere invitar amigos se dispone de dos casas para invitados con un total de cinco habitaciones extra.

Ni hablar de sus establos con ganados y aves de corral o sus bellos jardines.

Ahora, si quieres un descanso de la soledad, puedes tomar tu bote y en 25 minutos desembarcar en la ciudad de Portland (Maine), una de las capitales de la cerveza artesanal en el noroeste de Estados Unidos.

Hope Island está siendo vendida a través de Christie’s International Real Estate y su precio es de 7,95 millones de dólares.

Quizás sigas soñando con vivir en una isla.