Los hipsters han muerto. También las barbas.

Si pensabas seguir esos looks es tiempo para cancelar el plan. Resulta que ahora, los dictados del estilo dicen que tener barba ya no está de moda, que es algo completamente anticuado.

¿Quién lo dice? EsquireMashable, The Huffington Post y otros medios que fortalecen la sentencia en las palabras de Joel Alexander, niño símbolo hipster, quien solía lucir así:

#tbt #manbun #topknot #beard #samurai #ninja #warrior #momasboy

Una foto publicada por joel alexander (@hahajoel) el

y que ahora, sin embargo, va por la vida profesando “que la tendencia ha muerto” con este look:

Fresh clean digitals for @wilhelminamodels

Una foto publicada por joel alexander (@hahajoel) el

Total y absolutamente afeitado. La razón para él es que en su trabajos como modelo le han exigido sacarse la barba, porque la barba ya no vende.

Frase dura para las barbas, que han tenido un año complicado, lleno de altibajos. Que es sexy llevarlas, que están llenas de microbios fecales y ahora esto. ¿Qué las sentenció?

La moda, obvio. Ser hipster, por mucho tiempo, significó cierto nivel de existencia alternativa, pero más temprano que tarde se transformó en otro de los tantos artilugios del sistema. Se volvió algo presente en cada esquina, gracias al trabajo de Lollapalooza y las grandes tiendas del retail, al punto de que todos alguna vez hemos sido hipsters.

Ahora, hay que renovar las campañas.

La barba era uno de los símbolos visuales del hipsterismo, por lo que había que eliminarla de la ecuación. Eso más el ascenso de nuevas tribus urbanas que la han convertido -a la barba- en una de sus primeras víctimas.

¿Nuevas tribus urbanas? Un clavo siempre saca a otro clavo y hoy uno de los términos en voga es yuccie. Un yuccie se refiere a “young urban creatives” o jóvenes creativos urbanos, un grupo de seres humanos -blanco y acomodado peloláis, gomelo, fresa- que reconquista zonas céntricas de las ciudades (gentrificación) y que puede trabajar en corporaciones o ha renunciado ellas para ir por sus sueños, ya sea desarrollando aplicaciones tecnológicas o confeccionando ropa o licores artesanales. Startup, crowfunding son palabras clave de su vocabulario. Hacer dinero es la meta.

Físicamente, ya lo decíamos: perfectamente peinados y rasurados. Puede que usen bigotes, pero la mandíbula siempre estará suave como el pétalo de una rosa.

¿Qué opinas del fin de la barba? ¿Volverá algún día? ¿Es un yuccie peor que un hipster?