Haruki Murakami, escritor japonés, es hoy uno de los máximos exponentes de la literatura de ficción. Sus novelas sudan tinta surrealista y describen mundos paralelos en los que lo inverosímil se vuelve un elemento más en la vida cotidiana de sus personajes.

Suena enigmático y lo es. Basta leer sus obras, entre las que destacan “Tokio Blues (Norwegian Wood)”, “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo” y “Kafka en la orilla”. Murakami es prolífico y siempre está en la lista de candidatos para ganar el Nobel. ¿De dónde saca tanta inspiración?

  • De su imaginación
  • De tener un lugar acorde de trabajo

Viendo su sitio web encontramos el escritorio en donde Murakami trabaja sus historias: no hay papeles por todos lados, ni libros desparramados. Es todo un organismo limpio y estructurado, donde destacan:

  • Su computador
  • Un tazón suizo, de color rojo y de fácil distinción
  • Un pisapapeles
  • Un puñado de lápices mina
  • Objetos de sus viajes por Escandinavia (piedra de mármol con avispa) y Laos (pie de madera con araña)
  • Más de 10.000 vinilos (mayoritariamente de jazz) que escucha mientras escribe
  • Una figura de Yasuhiro Ogawa, estrella de los Yakult Swallows, su equipo favorito de béisbol

Para ver el escritorio de Murakami de manera interactiva, visita este link.