La energía del sol es gratis, prácticamente inagotable y muy simple de canalizar, sólo se requieren paneles solares fotovoltaicos. Entonces, el secreto o la inventiva está en cómo sacarle provecho. Y quienes mejor saben como hacerlo son los profesionales del  MIT Media Lab, especialistas en crear nuevos desarrollos que hacen la vida más fácil.

En esta oportunidad el grupo conformado por Jutta Friedrichs, Sandra Richter y Nan Zhao, todas ingenieros del programa Changing Enviroments, son las chicas tras Soofa, una banca como tantas otras que hay en el mobiliario que se suele encontrar en la vía pública, pero con características únicas que marcan una gran diferencia.

Soofa_Sólo

Al centro, Soofa cuenta con el sistema acumulador de energía solar que divide la banca en dos.

Como es lógico Soofa cumple la misma función que cualquier banca, es decir, sentarse para realizar una pausa en el camino, pero además permite recargar la batería de dispositivos móviles tales como teléfono, tablet u otros similares sin ningún costo ya que la energía es obtenida del sol mediante celdas fotovoltaicas. No conformes sólo con esto, las ingeniosas ingenieras también incluyeron una conexión a internet y sensores con lo cual este mobiliario urbano también detecta la calidad del aire o el nivel de ruido.

Soofa_River

En la parte frontal del sistema acumulador de energía hay dos conexiones USB y arriba la fotocelda

Lo mejor de todo es que Soofa no es un experimento que esté a nivel de laboratorio sino que se puede ver, tocar y probar ya que hay varias bancas que se han instalado en la ciudad de Boston (EE.UU.). Para quienes viven allá y no lo saben o quienes tengan contemplado pasar por dicha ciudad, les damos la ubicación para encontrarlos y así puedan vivir la experiencia sin que nadie se los cuente y como postulaba el filósofo Tomás de AquinoVer para creer.

Si bien el plan piloto sólo contempla estos 3 lugares de la ciudad por ahora, dependiendo de la recepción que tenga del público, se piensa en la expansión de Soofa para convertirse en parte integral del mobiliario público de esa ciudad.

Sandra Richter explica el concepto tras Soofa: