10 de cada 10 hombres han visto porno en sus vidas. El término MILF, por tanto, debe estar en el diccionario común del género: madres o mamacitas, generalmente sobre los 30 años, en excelentes condiciones para el amor sin compromisos. OK, es un término machista, así como también lo es su predominancia por sobre el concepto DILF. ¿Qué diablos es un DILF? Es la versión masculina de una MILF, un Dad I’d Like to Fuck You, un padre o papacito sobre los 30 años, en espléndida forma para ser amado bajo las reglas del placer.

No, no es lo mismo que un viejo verde. Un viejo verde va tras la chicas jóvenes. En el caso de un DILF son las chicas jóvenes las que van tras él. Un ejemplo gráfico, y en el que todos coincidirán, es David Beckham,

¿Cómo puedes ser un DILF? Ciertamente, no todos son David Beckham o redactores de este sitio, sin embargo, hay algunas características que te pueden hacer parte de esta categoría:

Debes ser padre y tener entre 30 y 55 años

Ser padre no es una categoría que te dé credenciales automáticas para entrar al club. También necesitas demostrar ciertos trazos de madurez que solo son el resultado de tus experiencias en la vida, reflejadas generalmente en tu edad.

Debes lucir a los cabros chicos

Tienes que estar orgulloso de tus hijos, sacarlos a pasear y hacer cosas cool con ellos. Ir al estadio, ir al cine y comportarse como si fueran amigos. El mismo Beckham o Brad Pitt son modelos a seguir en la línea, con todo el choclón detrás. La idea inspira ternura, es el concepto del macho sensible que derrite a las chicas.

Estar en forma

Un poco de igualdad. Si pides a una mujer que esté en forma, mientras dejas crecer tu ponchera, estás en el lado equivocado del camino. A las mujeres también les gusta disfrutar de los hombres que se preocupan de su cáscara. Obviamente no hay que exagerar. No es necesario tener bíceps de acero o más gruesos que Schwarzenneger, pero es esencial poder correr 100 metros sin tener que pedir un balón de oxígeno para revivir.

No tenerle miedo a las canas

Son parte de la vida, no es necesario ocultarlas o sentir vergüenza por ellas. Debes estar orgulloso de ellas, demuestran que vives. Si a George Clooney le sirven, porque no probarlas. Dan sabiduría, zorro plateado. Lo mismo corre para las arrugas.

Cuida tu estilo

La vestimenta es un punto central. No querrás usar short con calcetines de oficina y mocasines, ni tampoco desearás parecer un lolito de 17. En el mercado hay harto donde elegir. Prueba y quédate con algo que además te permita ser tu mismo. Sácate partido.

Exuda confianza

Ya has vivido lo suficiente en la vida como para andar demostrando indecisiones. Una chica joven se siente atraída por alguien que sabe lo que hace y es la experiencia te da ese valor agregado. Aprende a usarla.

Un consejo final es no esforzarse demasiado en ser un DILF. Todo lo forzado siempre queda al descubierto y deja de ser atractivo.