Pensando en quienes no comen ningún tipo de carne, Veganos o Vegetarianos, les invitamos a preparar un plato 100% vegetal, pero con la gran virtud que tiene mucho sabor y un ligero “dejo” amargo por los taninos del vino tinto. Por lo mismo para un buen maridaje se sugiere un Cabernet Sauvignon o un Syrah, ambos destilados con uvas que brindan mayor presencia de taninos.

Vamos con esta nueva receta fácil y totalmente rica que para comenzar requiere de los ingredientes listados a continuación:

  • Zanahoria 
  • Cebolla
  • Zapallo italiano 
  • Pimientos 
  • Vino tinto

Lo primero que tenemos que hacer es saltear nuestras verduras, pero agregando primero la zanahoria ya que es de cocción mucho más larga que las otras verduras.

Ponemos en una Sartén aceite de oliva y mantequilla. Dejamos salteando las verduras todas cortadas de forma irregular, eso le da un toque rústico, el que se acentúa si lo servimos en un plato de arcilla (greda). Una excelente presentación al más puro estilo campestre.

cuando las verduras empiecen a tener un color dorado es el momento preciso para agregar el vino tinto… por favor de cierta calidad, no un “Cartoné” (vino en caja), que también sirve, pero es de perogrullo que uno embasado en botella ya es mejor.

Se agrega según la caridad de verduras en este caso en media taza ya que de verdura tenemos una de cada una.

Luego que ya tenemos nuestras verduras con el vino, le agregamos más sabor!!!:

  • Sal
  • Pimienta
  • Merkén (ají ahumado)
  • Mantequilla
  • Orégano

    Un sencillo plato de arcilla (greda) es lo más indicado para servir un guiso de verduras como éste.

    Un sencillo plato de arcilla (greda) es lo más indicado para servir un guiso de verduras como éste.

Dejamos que estos ingredientes llenen de sabor las verduras y luego lo retiramos del fuego; para dejarlo reposar unos segundos. Y al momento de servir, picar cilantro para “espolvorear” lo que brinda sabor y decoración al plato.

Para los que si gustan de la carne, pueden acompañar este exquisito guiso con carnes blancas y rojas.

Finalmente, este rico plato campestre se saborea aún más si la mesa que lo acogerá también tiene un toque ornamental: un tradicional mantel cuadriculado con color rojo y blanco, alcuza en botellas “vestidas” con arpillería, velas rústicas o, siendo más original, una vieja y oxidada lampara a kerosene (parafina). Cubierto con cacha de madera, servilletas con el estampado del mantel, pero en un color azul y blanco, para el contraste y copas de cristal lo más sencillas en su acabado.

Ahora, sentarse a la mesa y disfrutar de una deliciosa y romántica cena junto a tu pareja, trayendo a la caliudez y comodidad de tu hogar el encanto del campo. Y si es con un grupo de bueno amigos, a recordar esas comidas en campamentos Scout.

Sobre El Autor

Chef profesional, oriundo de Talca, capital de la región del Maule, Chile. Un joven profesional de la cocina que con una corta pero intensa carrera profesional, de la noche a la mañana salió del anonimato para convertirse en el Chef de moda de la televisión chilena y desde que la fama tocó a su puerta su vida cambió; de estar en la cocina ahora deambula por todos los sitios con sabor y aroma a farándula: ambiente que el mismo señala no le gusta mucho.