Tal vez Enzo Ferrari nunca pensó que su línea de automóviles traspasaría las fronteras del mundo automotor y se instalaría como uno ícono del diseño industrial. Lástima que no esté para presenciar cómo la última creación de su marca, La Ferrari F70 (F150 en la etapa de desarrollo), dio origen a un impresionante reloj de la empresa suiza Hublot, el cual lleva el mismo nombre del coche en cuestión: MP-05 La Ferrari.

Corona_La Ferrari

Detalle de la corona con inserciones en fibra de carbono.

Está construido en titanio negro con detalles en fibra de carbono y posee una correa de goma del mismo color. Su impresionante y orgánico diseño deja atrás a otros espectaculares relojes cómo el técnica y estéticamente similar Rebellion T-1000. La esfera del reloj, usando el lenguaje de rigor, es una fiel replica de la zaga de la carrocería de La Ferrari vista desde lo alto y en la que se aprecia su impresionante motor V12 de 960 hp. El mecanismo luce como un motor en miniatura, conformado por 657 piezas y que lo convierte en el reloj Hublot más complejo fabricado hasta el día de hoy.

De esas 657 piezas, 108 son rubíes. El reloj indica el tiempo y la reserva de marcha con cilindros de aluminio que rotan para indicar la hora correcta. La reserva de marcha se indica a la izquierda, la hora y los minutos a la derecha y los segundos en la parte inferior. Si darle cuerda a un reloj con 1 ½ días de reserva puede ser algo tedioso imagínense hacerlo para un reloj con 50 días. Por lo mismo, usa una herramienta eléctrica especial, similar a una pistola. Permite realizar la tarea en un tiempo razonable y de manera parecida a como se cambiarían las ruedas de un F-1 en pits. Su gran complejidad está dada en gran parte por su diseño, aunque también por su impresionante autonomía de 50 días.

Por si fuera poco, el movimiento posee un mecanismo tourbillon que, por lo general, está presente en relojes con un alto estándar de manufactura, confiriendo un toque de elegancia mecánica y de ingeniería.

Otras características del reloj, propias de uno de su clase y exclusividad, así como de la similitud con el automóvil en el cual se inspiró su diseño y construcción, son:

  •  Autonomía de marcha de aproximadamente 50 días (récord para relojes de su tipo).
  •  Cristal de Zafiro con antirreflejo reminiscente del contorno del vehículo.
  • “Carrocería” de Titanio PVD negro e inserciones de carbono en la corona.
  •  Cilindros de aluminio anodizado negro para el display de hora y carga.
  •  Números de hora y carga en blanco luminiscente.
  •  Correa de resina con acabado en titanio satinado y
  •  Hebilla de Titanio PVD “Microblasted”.

La exclusividad del reloj no sólo está dado por la ingeniería y el diseño aplicado a su desarrollo, sino que también por ser una edición limitada de apenas 50 unidades numeradas. Todo esto lo hace un privilegio para un selecto grupo de consumidores. ¿Su valor? US$ 322.000.