James Bond se ha destacado siempre por su buen gusto para vestirse, elegir sus chicas y, cómo no, escoger sus relojes. Originalmente su creador, Ian Fleming, lo vistió con un Rolex. Sin embargo la prestigiosa fábrica de relojes se rehusó a proveer uno para la película, por lo que el productor tuvo que aportar el suyo, un Rolex Submariner con correa de nylon negra estilo NATO. El agente 007 siguió usando el Rolex Submariner en las siguientes 6 películas.

Rolex_F

Rolex Submariner el primer reloj que utilizó James Bond.

El Rolex Submariner se fabricó a partir del año 1954, coincidentemente el año en que se estrenó el primer equipo autónomo de buceo. Fue diseñado originalmente cómo un reloj de buceo en una época en la que muy pocos relojes podían ser sumergidos. Por lo mismo era una opción real para un buzo que deseara medir su tiempo de inmersión y que tuviera los medios para pagarlo, claro está. Sin embargo y con los años, se hicieron más comunes y económicos los relojes de buceo. El Submariner  pasó a ser más un objeto de lujo y deseo más que un reloj deportivo a usar por buzos profesionales, lo que ayudó a que fuera sustituido posteriormente por otras marcas.

En “Vive y deja Morir”, James Bond, interpretado por Roger Moore, luce un Rolex Submariner y en otro momento de la película, un Púlsar Astronaut a cuarzo con pantalla LED. El Pulsar pertenecía al mismo Roger Moore, en tiempos en la que el precio del modelo era similar al de un automóvil. En su época el reloj causaba un gran impacto. La tecnología usada para mostrar la hora había sido desarrollada para sustituir algunos indicadores análogos en la industria espacial y por lo mismo eran un símbolo tecnológico.  James Bond ayudó a convertir este reloj y su tecnología en un objeto de culto y deseo que muchas personas recuerdan hoy.

Seiko_TV_F

Reloj Seiko con televisor incorporado.

A partir de “La espía que me amó”, en 1977, y durante las siguientes 5 películas, ésta vez protagonizadas por Roger Moore, la vida de James Bond y el éxito de sus misiones empezó a depender seriamente de sus juguetes tecnológicos. Para actualizar su estilo empezó a usar relojes Seiko, ya que la marca se caracterizaba por su desarrollo en la nueva era digital aplicada a relojes y representaba lo último en tecnología de la época. Así los relojes Seiko usados por 007 permitían, al menos en las películas,  comunicarse con los cuarteles del Servicio Secreto Británico, detonar explosivos, rastrear objetos y mostraban en pantalla imágenes filmadas por una cámara remota. Éste último estaba basado en una tecnología real. Seiko fabricó un modelo en los años 80 que mostraba imágenes de TV, pero el real era en blanco y negro.  Así y todo era un objeto tecnológico impresionante considerando la época.

A partir del año 1989, en la muñeca de Timothy Dalton y por dos películas más, volvió nuevamente el Rolex Submariner. Reflejando a un James Bond más dependiente de sus habilidades y menos de sus juguetes, tal como Ian Fleming originalmente lo imaginó, el Rolex no poseía características especiales.

A partir del año 1995 y dándole la hora a Pierce Brosnan, le toca el turno a Omega y su modelo Seamaster, contraparte de Omega del Rolex Submariner. Pierce Brosnan usó modelos tanto a cuarzo como automáticos y siempre en el tamaño más grande. El cambio de marca se debió a razones tanto estéticas cómo publicitarias. La producción deseaba un reloj con apariencia más moderna y no tan asociado al lujo. Por otro lado en las nuevas películas se buscaba a socios que no sólo proveyeran de artículos sino que además estuvieran dispuestos involucrarse en campañas de co-marketing, publicidad que Rolex no acostumbra.

Craig_Omega_Filter

Omega Quantum of Solace, película en la cual se rodaron algunas escenas en el norte de Chile.

A partir del año 2006 y hasta el día de hoy, James Bond, ahora interpretado por Daniel Craig continúa usando El Omega Seamaster, tanto el Coaxial como el Planet Ocean.

El Omega Seamaster fue creado en 1946 con ese nombre,  pero sus orígenes se remontan a 1932. A pesar de su nombre, antes de los años 70 el Seamaster no era un reloj de buceo propiamente tal y su apariencia tenía toques deportivos en un contexto formal. Sin embargo, en una época en la que los relojes no podían ser ni siquiera mojados superficialmente, un reloj que te permitiera sumergirte y nadar con él, hacía sentir al afortunado usuario como un “maestro de los mares”. Recién a partir de los años 70 el reloj empezó a ser realmente sumergible a profundidades de buceo, actualizando su apariencia a una más deportiva y funcional, con biseles giratorios y diales de alta visibilidad.

En vista de la exitosa cooperación entre Omega y la últimas producciones de la serie de películas, todo parece indicar que, con o sin rayos láser, James Bond seguirá usando relojes Omega por un tiempo.

James Bond y sus relojes:

Sobre El Autor

Siempre está ocupado: intentando arreglar su casa, vegetando mientras ve una película o escuchando música. Subiendo (y bajando) cerros, fabricando cosas para solucionar problemas imaginarios, tomándose un trago mientras habla tonteras con sus buenos amigos o disfrutando de la vida con su hermosa esposa. Pero lo más probable... que esté trabajando en RelojeríaVirtual, la primera relojería Online de Chile, de la cual es dueño y fundador.