Las marcas de relojes se valen de los cuadros de instrumentos de aviones y automóviles para realizar diseños que logran conquistar a sus clientes con el juego asociativo entre ambas máquinas. En algunos casos es el gancho perfecto, sobre todo, para quienes sienten que la aviación o el automovilismo es una afición e incluso más que eso, una profesión. Un ejemplo es el B01 de Bell & Ross que les presentamos hace un tiempo y cuyos vínculos con el mundo aeronáutico son asombrosos.

En esta oportunidad, la similitud está dada entre reloj y automóvil, con el Autodromo Stradale Automatic, un reloj inspirado en el interior de los clásicos autos deportivos italianos de los años 50 y 60. 

Reloj_AutodromoStradale_3 Este evocador reloj tiene características que hacen recordar esos autos deportivos de antaño de manera categórica:

  • Dial con el mismo diseño de marcadores de velocidad de los autos antiguos
  • Correa de piel con la terminación (relieves) y colores de las butacas de un clásico deportivo
  • Manecilla de rojo intenso y que marca las horas, como la aguja que marca las rpm

Reloj_AutodromoStradale_2

El Autodromo Stradale exhibe la hora en un dial cuya disposición y números se asemejan a la relojería usada en los tableros de instrumentos del pasado. Es como si estuvieras viendo el contador de kilómetros de un auto deportivo clásico.

Por otra parte, la sensación de poner el reloj en tu muñeca es similar a la que uno tiene acomodándose sobre un asiento con acabado de cuero, tan comunes hace cinco cinco décadas.

Reloj_AutodromoStradale_1
Sin embargo, la imagen no lo es todo. Esta colección, compuesta por 3 relojes, además cuenta con los atributos necesarios y dignos de un clásico y elegante reloj de última generación.

  • Maquinaria Miyota 9015 (japonesa)
  • 24 joyas para su movimiento mecánico-automático
  • Caja de acero inoxidable de 40 mm. y 10,8 mm. de espesor
  • Cristal de zafiro por ambos lados de la caja
  • Sumergible hasta 50 metros (5 ATM)
  • Correa de cuero genuino

Reloj_AutodromoStradale_5

En síntesis, un reloj como el Autodromo Stradale reproduce con tal exactitud el interior de un clásico deportivo que si se mirara por el ojo de una cerradura, sin un ángulo muy amplio, se podría pensar que se está viendo parte de un tablero de un automóvil de antaño.

Reloj_AutodromoStradale_4
Si alguien, con todo lo dicho se ha enamorado de una máquina de tan refinada factura, les podemos contar que la empresa está recibiendo pre-orden de compra y que prometen comenzar a despachar los relojes a partir de septiembre. Para que todo esto se haga efectivo hay que pagar la suma de US$ 875, equivalentes a unos CL$ 517.125.

Antes de ordenarlo, además te sugerimos consultar sobre envíos internacionales en este link.