El reloj que tienes enfrente es un Rolex 6062. Muchos de ellos fueron fabricados en la década de los 50 y hoy su precio de colección promedia los USD 200.000. Son caros, pero este modelo en particular es aún más “especial”. A diferencia de otros 6062 tiene una correa dorada y una de cuero negra, además un dial negro con cinco diamantes incrustados. Los expertos, de hecho, lo llaman una rareza y tiene la particularidad de haber sido propiedad de Bao Dai, el último emperador de Vietnam.

De ahí su nombre para las masas: Rolex Bao Dai.

Bueno, después de varias décadas el raro y célebre reloj reapareció ante el ojo público, en la casa de subastas Phillips. Y he aquí la pregunta clave: ¿cuánto crees que cuesta una pieza como esta? ¿cuánto estarías dispuesto a pagar?

Mientras sacas tus cuentas y miras la enojada Luna que aparece en el minidial del reloj, te contamos que alguien pagó USD 5.060.427 por tenerlo entre sus pertenencias. Sí, más de 5 millones de dólares, una cifra que lo convierte en el Rolex más caro vendido en subastas.

Desquiciado.

¿EL RELOJ MÁS CARO DEL MUNDO?

La frase “el Rolex más caro vendido en subastas” implica que NO es el reloj más caro vendido en una subasta. D’oh.

Ese honor va para el Patek Philippe Supercomplication rematado en 2014 en USD 24.000.000.

La pieza de bolsillo fue hecha a petición del banquero Henry Graves en 1933 y tomó cinco años en ser construido.

Dicho esto, hay una escala más que debemos cubrir: la del reloj con el precio de venta más caro en el planeta. O sea, no ha sido rematado ni  vendido. Está ahí, esperando a su próximo dueño. O más bien dueña.

Con ustedes, el Graft Diamonds Hallucination de USD 55.000.000.

Moralmente, horripilante.

Y uno aquí, orgulloso, con su Timex de menos de USD 100.