Baselworld, la feria de relojes más importante del mundo, acaba de abrir sus puertas a la edición 2016. Por supuesto, traeremos las novedades horológicas más relevantes, comenzando con la reedición de un clásico: el Tag Heuer Monza.

Creado originalmente en 1976 (hace 40 años), para celebrar el título mundial de Fórmula 1 logrado por Niki Lauda en Ferrari, un año antes, el Tag Heuer Monza se ha convertido en símbolo de elegancia, gracias a su característico color negro. La marca suiza ha hecho algunas reediciones del modelo, sin embargo, esta es la más fiel al ADN del reloj.

Tag Heuer 02

Entre las características clásicas destaca su caja en forma de cojín, su cronógrafo negro y la recuperación de dos medidores legendarios: un pulsómetro para medir el ritmo cardíaco y una escala taquimétrica que convierte un tiempo en velocidad. Sus agujas y contadores, además, aluden claramente a los marcadores presentes en el mundo de las carreras.

Sin embargo, el Tag Heuer Monza también incorpora elementos acordes a estos días y a las nuevas tendencias. Un ejemplo es el aumento de su diámetro de 39 a 42 mm., y el uso de nuevos materiales en su fabricación. El original era de acero inoxidable, mientras que el actual está construido con titanio cinco. El nuevo reloj además incluye un cristal de zafiro antirayas y una correa hecha con piel de becerro.

Tag Heuer Monza 03

De calibre 17, el Tag Heuer Monza asegura tener una hermeticidad de 100 metros de profundidad y en su dorso lleva inscrito “Monza Heuer”, así como su número de serie. Porque, claro, no está demás decir que es una edición limitada.