James Bond es sinónimo de estilo y aspiración. Por lo mismo no es raro que cada vez que se acerca el estreno de una nueva película del agente secreto, la franquicia busque capitalizar su éxito con venta de productos asociados.

Con Spectre, la número 24 de la saga, no hay excepciones: desde el auto que maneja, el Aston Martin DB10, al par de anteojos Tom Ford. ¿Lo último? Su reloj.

Desde 1995 (Goldeneye), el Omega Seamaster ha sido el reloj oficial de James Bond. La alianza, por cierto, continúa en Spectre y se materializa con el Seamaster 300, una pieza que tiene una particularidad especial para los fanáticos de la película: será la primera vez que habrá una edición limitada disponible en el mercado.

Omega Spectre 01

El Omega Seamaster 300 Spectre posee un bisel de buceo bidereccional y giratorio, hecho de cerámica negra pulida. Su correa -NATO- tiene cinco franjas que alternan entre el negro y el gris, y en el brazalete que sostiene la correa viene grabado el logo del arma de 007.

Para supervisar el trabajo, el propio James Bond (Daniel Craig) acudió a la fábrica de Omega en Villeret, Suiza.

“Creo que lo más impresionante fue el hecho de que esos relojes están hechos desde cero. Comienzan sin nada y luego, súbitamente, un reloj funcionando. Esa es la belleza de esto. Ver la ingeniería que va dentro y su legado es lo que me fascinó”.

Obviamente, al final de la visita posó con el nuevo reloj.

Omega Spectre BOND

 

El Omega Seamaster 300 Spectre tendrá una edición limitada de 7.007 ejemplares que serán vendidos, a partir de septiembre, en tiendas especiales alrededor del mundo