Xabi Alonso es un futbolista que, más allá de una patadita a destiempo, puede ser descrito bajo los parámetros de la elegancia. Un atributo que, por cierto, traspasa las fronteras del campo de juego.

El Xabi Alonso ciudadano también prefiere un estilo sobrio y distinguido. Palabras que se reflejan en su ropero, que parece catálogo de alta costura, y su secreta debilidad por los relojes, presentada recientemente por la gente de Mr. Porter.

En una conversación sostenida en Alemania, el volante del Bayern Munich habla del Franck Muller que recibió de regalo tras la mítica Champions League que ganó con el Liverpool, derrotando al AC Milan en Estambul, así como el IWC Ingenieur que le regaló su esposa y el IWC Portugieser obtenido tras ganar la Euro con España en 2012, similar a este:

iwc-portuguese

De pasada, somos testigos de su Porsche 356 y de su vida alejada de los destellos tan comúnes a los futbolistas.