Si crees que los zapatos son un accesorio funcional, eres un monstruo.

Para el resto de los seres humanos, esos que establecen sanas relaciones sentimentales con sus zapatos, una pregunta: ¿saben cómo prolongar la vida de sus pares favoritos? Si la respuesta es no, no hay necesidad de preocuparse. Aquí creamos una lista de tips que ayudarán a extender sus servicios. Son solo 7 consejos que requieren el compromiso que solo tus zapatos merecen.

#1

Compra productos de limpieza adecuados. ¿Zapatos o zapatillas? ¿Cuero o gamuza? Revisa bien que tipo de cera o pulidor debes comprar. Lee las etiquetas. En cuanto a cepillos o escobillas, usa una con cerdas rígidas en el caso del cuero, y unas más suaves en el caso de la gamuza.

#2

Límpialos regularmente. No sirve de nada tener los productos de adorno. Úsalos con un bol de agua y paño de microfibra. Cepilla y una vez que veas un poquito de espuma, sécalos con el paño. Repite el proceso hasta que sea necesario.

Zapatos 01

#3

Y límpialos a mano. Dile no a la esponja. Dile no a la lavadora, en el caso de las zapatillas. Solo terminarás dañándolas.

#4

Usa una horma. ¿Para qué? Cuando no uses tus zapatos o zapatillas, vale tener una horma que ayude a mantener su forma original. También sirve para que se aireen mejor.

#5

Sécalos con papel de diario. En caso de lluvia, usa el diario que te dan en el metro o que compraste el domingo para secar su interior. La idea es dejarlos en un lugar con aire que ayude a secarlos. Nunca los sequen con un secador o frente a una fuente de calor como un calefactor, ya que esto los arruina, sobre todo si hablamos de zapatos de cuero.

#6

Cambia los cordones y suelas. El consejo es principalmente para las zapatillas. Los cordones son esenciales, sobre todo en zapatillas blancas, mientras que las suelas en el calzado deportivo.

Cordones

#7

Dales descanso. Sí, tus zapatos necesitan días libres. Trata de hacerlo un día cada dos, para no matarlos tan rápidamente. De esta manera, también protegerás tus pies. No necesitas tener un closet lleno, basta con dos pares para una rotación saludable.