Por estos días, los vaivenes de la moda masculina dictan el regreso de las chaquetas para pilotos o bomber jackets.

Son varios los famosos que las están usando en esta temporada y la evidencia más elocuente de la tendencia es que Ralph Lauren le regaló una a Saint, el hijo recién nacido de Kim Kardashian y Kanye West.

Thank you Mr. Ralph Lauren for making Saint this little jacket. It’s so special! We will cherish it forever! #ItsRalphThough

Una foto publicada por Kim Kardashian West (@kimkardashian) el


Sí. El hijo de Kim tiene más estilo que tú y ni siquiera habla.

¿Qué es una bomber jacket?

Antes de seguir, un poco de historia.

Uno de los grandes desafíos que vivieron los pioneros del aire a comienzos del siglo XX fue combatir el frío en la altura. En ese entonces, los aviones no tenían cabinas que aislaran la temperatura exterior. Había que encontrar una solución y así fue que nacieron las chaquetas para pilotos, también conocidas como bomber jackets.

Su uso en el mundo de las aeronaves despegó (?) durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos fue el principal propulsor de la prenda, la cual se caracterizaba por ese entonces en ser de cuero, con cuello envuelto, cierre, solapas para combatir el viento, y con puño y cintura ceñida. Todas características esenciales para mantener el cuerpo temperado.

Modelos famosos fueron la chaqueta A-2 y la G-1, con piel en el cuello y que tuvo su momento de gloria popular gracias a la película Top Gun.

top gun jacket

Sin embargo, una bomber jacket no necesariamente debe ser de cuero. Este material es pesado y en caso de lluvia se convertía en un verdadero dolor de cabeza para los pilotos. Fue así como en los 50, con mejores cabinas en los aviones el descubrimiento del nylon y tomando como referencia otra chaqueta (la B-15), se dio paso a una prenda mucho más liviana y cómoda.

La estrella de esta nueva generación fue la MA-1, la cual en principio fue diseñada en azul medianoche, pero cuyo color rápidamente cambió al verde salvia, más útil en tareas de camuflaje. Esta función fue especialmente importante durante las guerras de Corea y Vietnam. En el diseño, además, se agregó una línea naranja en su interior para ayudar en misiones de rescate.

Con el tiempo, y sin guerras de por medio, muchos pilotos comenzaron a usar las bomber jackets durante la vida cotidiana. Fue así que, paulatinamente, las chaquetas militares comenzaron a ser utilizadas entre los civiles. Como era liviana y abrigadora, se volvió una prenda esencial entre mediados de otoño y mediados de la primavera boreal.

Primero fue parte del uniforme de distintos cuerpos policiales, pero ya hacia los años 70 su uso se propagó entre grupos urbanos como los punks y skinheads, quienes además les dieron otros colores. No pasó mucho tiempo hasta que se hizo común en películas y en pasarelas. Ya como miembro de la industria fashion, sus diseños y colores se multiplicaron. Y ahora, está de vuelta.

Aquí, una muestra