¿Se han fijado que los anuncios publicitarios de ropa interior masculina suelen utilizar a tipos como Cristiano Ronaldo o David Beckham? Gente bella, perfectamente tonificada y con músculos imposibles (además de algún retoque en PhotoShop).

Bueno, basta ya. Los hombres no somos objetos sexuales. Los Beckham, los CR7 o el redactor de esta nota son excepciones dentro de la especie. La realidad es otra. Quienes poseen el genoma XY tienen diferentes tipos de cuerpos: flacos, barrigones, gordos, paliduchos, magros, caídos… cuerpos perfectos.

Y es a esos hombres a los que apunta la empresa noruega Dressmann, que viene desarrollando la campaña #JustTheWayYouAre, destinada a promover una imagen positiva de la silueta que cada uno tiene.