Cuando se habla de matrimonio, automáticamente todas las miradas se dirigen hacia la novia y su glamoroso vestido. ¿Cierto? ¡Equivocado! Este viernes y sábado estaré exponiendo en un stand del evento EXPONOVIOS y lo que más me llama la atención es la importancia que se le está dando a la ropa masculina.

Hace mucho tiempo que el traje que utiliza el novio viene ocupando su merecido espacio y los hombres, poco a poco, están cada vez más preocupados con la moda necesaria para el gran día.

Frente a esto debo decir que ya fue el tiempo en que sólo bastaba con poner un traje de un color. Sobria y listo. Hoy es importante considerar si la ceremonia será en una iglesia, en el  campo,  la playa, o si es de día o de noche. Incluso la personalidad de los novios es importante a la hora de elegir la mejor ropa.

Es cierto, puede ser un atrevimiento comparar los preparativos de la mujer para este día. Sin embargo, el hombre debe preocuparse al menos de algunas reglas básicas para no equivocarse al momento de subir al altar.

Si es de día

Los colores claros priman en la mayoría de los casos. En las últimas temporadas, colores como el celeste, el azul piedra y el gris han marcado tendencia en Europa. Los italianos, siempre más osados, también prueban con el turquesa, el rosado y el blanco o crema. Detalles vanguardistas, además, dan la nota alta en estos eventos.

Los lugares más usados son el campo, viñas y playas. En este último caso se recomiendan telas como el lino: lana-lino (menos arrugas) o lino-seda (un poco más  casual).

Traje novio

Si es de noche

No hay duda de que en estos casos es mejor seguir la corriente: el color negro es el rey. Las telas como la seda, combinaciones de lana-seda y alpaca , sirven como base para formar los smokings o trajes más modernos.

Traje novio negro

En  cuanto a los accesorios

Si tienes ganas de usar algo que te dé estilo, piensa en suspensores de colores o neutros (negro) y pañuelos de bolsillos para la chaqueta o el clásico botonier. En cuanto a la camisa, puedes llevar colleras con puño francés (una hoja), pues es mucho mas liviano que llevar que uno tradicional. 

Las corbatas, por su parte, pueden ser tejidas de lino, seda o una mezcla de ambas. Usualmente la combinación del pañuelo y la corbata es importante y determina la fuerza visual que acentuará tu traje de manera perfecta.

Mi experiencia como sastre

Durante mi estadía en Brasil, observé con atención un programa de televisión llamado “Chuva de Arroz”. El show muestra el making off  de los novios y lo que no faltaba era la creatividad en elegir lugares y trajes. Lo que más me llamó la atención fue un matrimonio dentro del mar y uno en que el novio estaba vestido de Elvis Presley y la novia de Marilyn Monroe 

Bueno, convengamos que los chilenos no son tan atrevidos como los brasileños, pero sí es cierto que estamos más preocupados en elegir la ropa. Los hombres, además, son tan o más indecisos que las novias. Siempre están acompañados de sus ellas, de su madre, tía e incluso la suegra. Créanlo o no.

Es  un desorden entretenido y lo más gratificante son las amistades que logré conquistar en mis encuentros con los clientes.  Mi esposa una vez me habló de un dicho en portugués: “Amigos, amigos, negocios aparte”. Pero es casi imposible no mezclar las amistades con el mundo de los negocios. Yo soy un afortunado por trabajar en un universo tan competitivo, capitalista, pero aún así tan humano. Ser sastre me permite ir a la casa de las personas, compartir su espacio, sus historias, y confeccionar ropa para eventos tan significativos como un matrimonio. Y cuando yo puedo ser parte de momentos como ese, mi mayor recompensa es ver la alegría y la satisfacción de mi cliente y amigo.