¿Cuántas veces has comprado un pantalón, una camisa o un sweater que ocupaste una vez y jamás volviste a vestir? Lo mejor es no hacer el ejercicio, porque es muy posible que ese pantalón, esa camisa y ese sweater aún vivan en algún lugar de tu cómoda o ropero.

Un desperdicio, un malgasto, pero aquí no estamos para sermones: todos hemos pasado por la experiencia. ¿Qué tan grave es? Un estudio/encuesta comisionado por la tienda de estilo británica Thread.com determinó que los hombres solo usan un 13% de la ropa que poseen. Sí, un 13%. El dato que pone  los siglos de exclamación ¡! es que los varones gastan más dinero que las mujeres en sus prendas (1.020 dólares vs. 945 dólares).

Dos conclusiones al fenómeno:

  • Las parejas de los hombres presionan para comprar prendas que difícilmente serán utilizadas
  • Después de comprar los hombres siempre terminan usando la ropa que les da más confort y que han usado anteriormente. La manda, la cábala.

Obviamente, no es un gran problema, siempre y cuando estés usando el 100% de tus calzoncillos.

¿Sufres el mismo flagelo? ¿Cuál es tu excusa?

vía Telegraph.co.uk