El mar es una sopa de plástico, según datos del National Oceanic and Atmospheric Administration, NOAA.

La conclusión es parte de la llamada Expedición Malaspina, que encontró que un 88% de los océanos tiene desechos plásticos flotando en la superficie. Producto de las corrientes marinas, hay zonas en donde el plástico acumulado está generando verdaderos continentes de residuos que se integran maliciosamente en la cadena alimentaria de la fauna marina.

Si no nos crees, mira esta foto:

NOAA

NOAA

Asqueroso. Y alguien debe hacer algo con estos pedazos de basura que están flotando en el mar, alguien como Everything is Rubbish (Todo es basura).

Se trata de un grupo de ingleses que tomó algunos desechos desde las costas inglesas y los transformaron en coloridas zapatillas.

785511525237203268

El proyecto fue llevado a cabo por Charles Duffy, William Gubbins y Billy Turvey como una crítica a nuestra arraigada actitud de comprar, usar y botar. Ya no existe la costumbre de mandar a reparar un par de zapatillas: se reemplazan directamente por un par nuevo. El problema es que hasta el más mínimo implemento integrado en la ropa puede contribuir a que un día quedemos literalmente con las botellas hasta el cuello por la (escasa) biodegradación de los materiales.

La protesta fue mucho más allá y generó también unos interesantes afiches que, en pocas palabras, retratan el gigantesco problema de la contaminación de los mares. Aquí no hay nadie inocente. Como dicen los carteles: “tu lo hiciste”.

Te mostramos el proceso de construcción de este particular zapatillas.