El último brote del virus Ébola tiene a todo el mundo preocupado. Si en una época el surgimiento de la enfermedad y sus consecuencias quedaban relegadas a África (y lamentablemente, a pocos les importaba), este 2014 empezó a reinar el miedo después de que se generaran los primeros contagios fuera de territorio africano.

La pesadilla de una epidemia mundial, por ahora, está más alimentada por el inevitable terror que Hollywood ya desperdigó por el mundo a través de sus películas. Hay razones para preocuparse, por supuesto. El brote actual mata a alrededor del 48% de quienes lo padecen y la enfermedad solo tiene un tratamiento experimental basado en un cóctel de tres anticuerpos.

Sin embargo, el miedo es el mejor amigo de la enfermedad porque genera stress y confusión, lo que puede llevarte a cometer errores. Y un error puede ser fatal. Lo saben quienes trabajan en contacto directo con el virus en Liberia, Guinea o Sierra Leona; también quienes han estado en contacto con enfermos fuera de Africa y que hoy padecen la misma enfermedad que trataban de combatir.

El más grande enemigo del miedo es la información y por eso queremos entregarla, basados en los datos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) y de la Mayo Clinic para que en la eventualidad de que el Ébola toque tu territorio tengas claro qué hacer, qué hay que evitar, qué te pone en riesgo y qué te mantiene a salvo.

 

1. ¿QUÉ ES EL ÉBOLA?

Se le conoce como la enfermedad del virus del Ébola. Es mortal, pero muy poco frecuente, y es causada por la infección por una de las cepas del virus del Ébola (virus de Zaire, Sudán, Bundibugyo o del bosque Tai). El virus se descubrió en 1976 cerca del río Ébola en Zaire, lo que hoy es la República Democrática del Congo, por parte de un equipo de investigadores belgas. Los virus del Ébola se encuentran en varios países africanos y se han presentado brotes esporádicos periódicamente.

 

2. ¿COMO ES ESTE BROTE EN COMPARACION CON LOS ANTERIORES?

Este brote ha presentado una mortalidad de alrededor de un 50%, bastante menos que otros que han matado al 90% de los infectados. Sin embargo, en opinión de Peter Piot, uno de los investigadores del equipo que descubrió el virus, este surgimiento es mucho más preocupante.

“Los brotes siempre habían sido cortos y localizados. Pero esta vez, aproximadamente en junio, me di cuenta de que este presenta una diferencia fundamental”, confesó Piot a “The Guardian” y “Der Spiegel”. Puntualizó que esto se debe a que muchos de los países involucrados estaban saliendo de guerras civiles devastadoras, con médicos que huyeron del país y sistemas sanitarios en ruinas. Además, este brote empezó en la zona fronteriza entre Guinea, Sierra Leona y Liberia, con alta densidad y mobilidad de población, lo que dificulta identificar y localizar a las personas que tuvieron contacto con los infectados.

 

3. CÓMO SE CONTAGIA

El virus se adquiere mediante el contacto directo con:

  • La sangre o los líquidos corporales de una persona que, estando contagiada, desarrolló los síntomas de la enfermedad. Es decir:
    • Orina
    • Heces
    • Vómito
    • Semen
  • Objetos corto-punzantes que han sido contaminados con el virus como:
    • Agujas
    • Jeringas
    • Bisturí
  • Animales infectados. Este último caso es poco frecuente en los países de occidente.

El contacto directo se refiere a:

  • Acceso del virus a través de piel abierta (herida)
  • Acceso del virus a través de membranas mucosas

 

3. CÓMO NO SE CONTAGIA

El virus NO se contagia:

  • A través del aire
  • Por consumir agua
  • Por consumir alimentos. En éste último caso, solo es posible contagiarse cuando se manipula carne de animales salvajes (que han sido cazados para la alimentación) y por el contacto con murciélagos infectados.

 

4. CUÁNTO DURA EL PERIODO DE INCUBACION

De 2 a 21 días después de exponerse al virus. El promedio es entre 8 y 10 días.

 

5. CUÁLES SON SUS SINTOMAS

El ébola tiene síntomas iniciales:

  • Fiebre (mayor que 38.6 °C o 101.5 °F)
  • Dolores de cabeza severos
  • Dolor muscular y en las articulaciones
  • Escalofríos
  • Debilidad

Con el pasar de los días, además se presentan los siguientes:

  • Naúseas y vómitos
  • Diarrea (en algunos casos con sangre)
  • Ojos rojos
  • Erupciones en la piel
  • Dolor en el pecho y tos
  • Dolor de estómago
  • Severa pérdida de peso
  • Sangrado, especialmente de los ojos
  • Hemorragias internas sin causa aparente

 

6. ¿SI SOBREVIVES AL ÉBOLA, PUEDES CONTAGIARLO?

La recuperación del paciente va a depender de su respuesta inmunitaria. Quienes se recuperan de esta enfermedad producen anticuerpos que duran por lo menos 10 años.

Las personas que sobrevivieron no pueden contagiar el virus, a menos que tengan relaciones sexuales sin protección dentro de los 3 primeros meses luego de haberse recuperado. Investigaciones a pacientes que superaron la enfermedad descubrieron que el virus sigue presente en el semen por 90 días, por lo que se les recomienda a las personas abstenerse de mantener relaciones sexuales o utilizar preservativo durante ese periodo.