Ah, lavarse los dientes. Titánica tarea, pero fundamental en la salud diaria del ser humano. ¿Cuántas veces te has saltado el ritual del cepillado? Ni lo cuentes, pero estamos seguros de que tu justificación va por la idea del tiempo que emplea la labor. Flojo. La excusa, eso sí, tiene los días contados: Blizzident es un sistema que promete una sonrisa radiante en apenas seis segundos.

¿En qué consiste? Blizzident no es un cepillo tradicional, es uno hecho de acuerdo a las curvas y formas de tu mandíbula, con cerdas orientadas en 45 grados hacia tus dientes y capaz de cumplir con requerimientos esenciales de limpieza dental. Al ser fabricado a imagen y semejanza de tu boca, su modo de uso es instalándolo al interior de la cavidad bucal y morder el dispositivo de manera repetitiva durante esos seis segundos. En el proceso se consiguen vibración y pequeños movimientos circulares que se encargan de trabajar en el tejido gingival, las encías, molares, incisivos y dientes frontales.

De acuerdo a Blizzident, el cepillo está fabricado para durar un año e incluso poner hilo dental para remover cualquier indicio de suciedad.

La gran pregunta: ¿cómo se obtiene el Blizzident? La compañía lo explica:

  1. El dentista toma una impresión de tus dientes (en posición mordida) o los escanea directamente, creando directamente un modelo digital en 3D
  2. En el caso de una impresión esta es enviada a un laboratorio dental. Ellos lo escanean, crando el modelo digital en 3D, grabándolo en formato de datos STL o .cdt.
  3. El modelo digital en 3D es subido a los servidores de Blizzident.

El costo de Blizzident es de 299 dólares, mientras que los reemplazos al segundo año alcanzan un valor de 159 dólares.

Si quieres saber más de cómo funciona y qué se debe hacer para conseguir uno, visita http://www.blizzident.com/